Caso camionetas clonadas

A pesar de las evidencias, juez en Reynosa da impunidad a Rivas

El 15 de agosto del 2018 elementos de la PGR incursionaron en las instalaciones del C4 -adyacentes al Anexo del Palacio Municipal donde encontraron dos camionetas con características similares a las unidades de la Marina

Tal y como se esperaba por los antecedentes de impartición de justicia en el estado, un juez federal ubicado en Reynosa, Tamaulipas, exoneró a Enrique Rivas Cuéllar al no vincularlo a proceso y determinar -a pesar de las evidencias- que las camionetas de Marina incautadas en los patios de C4 durante su campaña de reelección como alcalde en agosto de 2018, no eran clonadas, sino que formaban parte del equipo de seguridad.

ANTECEDENTES

El 15 de agosto del 2018 elementos de la PGR incursionaron en las instalaciones del C4 -adyacentes al Anexo del Palacio Municipal donde encontraron dos camionetas con características similares a las unidades de la Marina, pero carentes de registro oficial ante dicha dependencia, vehículos que fueron señalados de haber sido utilizados -siendo propiedad municipal- en la custodia de Enrique Rivas durante su campaña por la reelección como alcalde y de manera paralela en la presunta comisión de otros delitos de desaparición forzada.

Se trata de una Dodge Ram 2500 modelo 2012, con placas WM71622, con un valor de factura de 365 mil pesos y la otra, la Ford Lobo SuperCrew XLT 2013, con placas WN82058, con un costo de factura por 460 mil pesos, que de acuerdo con medios digitales como La Silla Rota y Posta Mx, dichas unidades eran rentadas al Ayuntamiento por un proveedor municipal, hasta que fueron vendidas al Municipio, para eventualmente ser pintadas y logotipadas con características muy similares a las unidades oficiales de la Marina, pero sin el número oficial, asignado por la dependencia federal, o la insignia de ancla característica de Semar.

Un documento facilitado por la Unidad de Transparencia de la Semar con folio número 1463/18 señala que no se encontró autorización, al menos escrita, para que Rivas Cuéllar fuera custodiado por personal naval en su vehículo blindado ni domicilio durante las campañas.

Tanto el juez como Rivas aseguran que las unidades no fueron usadas en la comisión de delitos, sin embargo, la audiencia no incluyó entre sus objetivos averiguar si los vehículos participaron en desapariciones, a pesar de que así lo denuncian familiares de las víctimas.

FGR NOSEMOVIÓ

  • La decisión del juez de exonerar a Rivas tiene calidad de definitiva, pues no se presentó recurso alguno de la FGR ni la propia Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, que representa a las familias de los denunciantes

PERCEPCIÓN DE JUECES

  • *En junio del año pasado también un juez federal en Reynosa otorgó a Francisco García Cabeza de Vaca -de donde es originario el actual gobernador en proceso de desafuero- una suspensión definitiva contra la orden de aprehensión de la FGR por lavado de dinero y defraudación fiscal por 6.5 millones de pesos.

Rivas Cuéllar enfrentaba las acusaciones de “uso indebido de condecoraciones, uniformes, grados jerárquicos, divisas, insignias y siglas”, según el artículo 250-1 bis del Código Penal Federal, que prevé penas de entre uno y seis años de prisión por almacenar “vehículos con balizaje, colores, equipamiento, originales, falsificados o con apariencia tal que se asemejen a los vehículos utilizados por las fuerzas armadas o instituciones de seguridad pública”.