Futbol y corrupción

Denuncian a funcionarios de Cabeza de Vaca por corrupción con el equipo de la Jaiba Brava

Carlos Fernández Altamirano, siputado panista, es denunciado por actos de corrupción durante su desempeño como director del Instituto del Deporte en Tamaulipas.
domingo, 3 de julio de 2022 · 19:36

Una denuncia en contra de funcionarios estatales en Tamaulipas involucra a directivos del Grupo Orlegi en presuntos actos de corrupción relacionados al equipo de la Jaiba Brava.

Grupo Orlegi es dueño de dos equipos de primera división que son Atlas, bicampeón del futbol mexicano y de Santos de Torreón y la semana anterior adquirió al equipo Sporting de Gijón, en España.

Corrupción en la Jaiba Brava

La diputada Úrsula Salazar Mojica, presentó una denuncia en contra del diputado local del Partido Acción Nacional (PAN), Carlos Fernández Altamirano, por actos de corrupción durante su desempeño como director del Instituto del Deporte en Tamaulipas.

"El acuse es directamente al señor diputado, Carlos Fernández, por la denuncia que se hizo ante la Procuraduría (sic) General de Justicia en la Ciudad de México”.

El delito 

La legisladora precisó los delitos que se expusieron ante el Ministerio Público Federal. 

“Se denuncian hechos con apariencia de delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita, falsificación de moneda y delincuencia organizada”.

La denuncia fue interpuesta ante el Consejo General el Instituto Electoral de Tamaulipas (Ietam).

Andrés Norberto García Repper Favila, Fernández Altamirano junto con un grupo de funcionarios de primer nivel de la administración estatal son señalados como presuntos cómplices por el desvío de más de 53 millones de pesos en favor de la empresa TM Futbol Club, administradora del equipo Tampico-Madero y en su momento propiedad del Grupo Orlegi.

jaiba brava

El equipo fue dado de baja en esta plaza hace un par de meses y vendido a otro grupo de empresarios.

Este recurso indica que el actual diputado local, Carlos Fernández, cuando se desempeñaba como dirigente del Instituto del Deporte estatal, encabezó la transferencia de recursos por 53 millones 663 mil 920 pesos por concepto de “Servicios de Promoción de Imagen”.

El documento señala lo siguiente:

“Se solicita que se sirva realizar las diligencias tendientes a la integración y perfeccionamiento de la carpeta de Investigación que se inicie con la presente (demanda), con la finalidad de que oportunamente se ejercite acción penal de acuerdo con las facultades que se le confieren al Ministerio Público” 

Orlegui y la Jaiba Brava

En el 2016 el Grupo Orlegi adquirió franquicia de la Jaiba Brava para la entonces Liga de Ascenso, hoy Expansión MX.

Entre Grupo Orlegi y Tampico Madero se destapó el caso de corrupción: En conjunto con el gobierno de Tamaulipas se les acusó de que bajo el mando de Francisco Cabeza de Vaca, otorgó más de 50 millones de pesos a la empresa de Alejandro Irarragorri.

Alejandro

De acuerdo a información aportada por el portal ‘Elefante Blanco’, se conoció que a través de la empresa TM Fútbol Club S.A.P.I. de C.V., la cual opera al equipo de la ‘Jaiba Brava’ se dispuso de este monto de dinero.

Cabeza de Vaca distribuyó el dinero en nueve depósitos distintos.

Utilizaron secretarías del estado

Dichos montos se dieron a través de cuatro secretarías; Educación, Desarrollo Económico, Bienestar Social, Desarrollo Urbano y Medio Ambiente. El concepto de los contratos se dio bajo la denominación de “servicio de promoción e imagen”.

De igual forma, en el reportaje especial de dicho portal, establecen que los contratos forman parte de un acuerdo que Alejandro Irarragorri y Cabeza de Vaca desde 2016.

Cabeza de vaca

De acuerdo al marco legal del estado, estas operaciones desde las secretarías sobrepasaron los límites establecidos en el Presupuesto de Egresos de Tamaulipas. Los 50 millones de pesos otorgados a Grupo Orlegi, representan un 50 por ciento del presupuesto total que asigna el Instituto del Deporte estatal.

La fuente informativa agrega que existió un contrato extra de 8 millones 191,920 pesos, procedentes del presupuesto para la seguridad que terminó en poder de Grupo Orlegi.

El monto fue para; “el desarrollo de programas integrales que ayuden a erradicar la violencia, fortalecer la convivencia familiar y recuperar la paz en el estado”.

La denuncia gira en torno a las operaciones que indicarían indicios de corrupción en la Jaiba Brava.