El Mañana

jueves, 20 de junio de 2019

Nuevo Laredo 12 junio, 2019

Examen de próstata, pide médico del IMSS a mujer

La abuela de 74 años fallece antes de recibir cualquier tipo de atención; Eduardo Rodríguez Balderas exigía 30 mil pesos para tratarla por fuera

La orden para examinar la próstata a la paciente fue firmada por Eduardo Rodríguez Balderas. FOTO: EMMA TREVIÑO / EL MAÑANAEduardo Rodríguez Balderas será denunciado penalmente.

4200

Por EMMA TREVIÑO

Las pifias de Eduardo Rodríguez Balderas, el médico partero que se ostenta como oncólogo, salieron a relucir de nueva cuenta con la denuncia de un derechohabiente que mostró una orden para que a su madre le examinaran… ¡la próstata!

Todo médico sabe que la próstata es una glándula que está ubicada justo por debajo de la vejiga del varón. Posee el tamaño de una nuez y tiene como función, junto a los testículos y las vesículas seminales, producir semen.
Como resultado de este desacierto y la negativa de Rodríguez Balderas de atender a la mujer en el IMSS, porque quería llevarla a su consultorio y cobrarle 30 mil pesos, la paciente murió.

“Mi madre falleció sin una sola quimioterapia y sin ser atendida por el doctor Eduardo cuando le dijimos que no teníamos 30 mil pesos para pagar una quimioterapia”, explicó Miguel de Reza, hijo de Eva Hernández, quien perdió la vida por no ser atendida en el IMSS del cáncer de hígado con metástasis.

Rodríguez Balderas, en su única interacción con la paciente, solicitó un estudio de próstata a la mujer de 74 años, lo que les pareció absurdo y quedó en evidencia en la receta impresa que emitió.

Indicó que el caso de su madre ocurrió en mayo del 2014. Ella siempre se atendió en el Seguro Social y existen expedientes, pero el cáncer se lo detectaron en lo particular, pero al ser una enfermedad demasiado costosa, un médico de apellido Ortega les recomendó que acudieran al IMSS.

Y así lo hicieron, les dieron cita con Rodríguez Balderas, pero desde el principio fue déspota y grosero.

“Mi madre iba en condición crítica, iba en silla de ruedas, pero estaba consciente y todo. La ve y dice: ‘Esta señora se va a morir, pero no de cáncer sino de hambre porque no puede comer, si no le hago una quimioterapia pronto, pues ustedes sabrán… porque aquí se las van a dar en un mes, y la verdad no creo que aguante’ (palabras de Rodríguez Balderas)”, relató.
Dijo que aunque trataron de reunir dinero, al momento de acudir a la cita que les dio en el consultorio del Hospital de Especialidades, de entrada no era de él.

“Y ahí nos explica el costo, 30 mil pesos y que debería de ser inmediato, pero por condiciones económicas no pudimos conseguir ese dinero. Yo he sabido de personas que les indica 15, hasta 50 mil pesos, pero le explicamos que no podría ser de manera particular, por lo que le pedimos la orden para la quimioterapia, dijo que para eso necesitaba el estudio que solicitó de próstata”, contó.

Desde ahí sospecharon de su capacidad médica para atender a los pacientes con cáncer.

Mencionó que su madre falleció el 14 de abril y en el IMSS no alcanzaron a hacerle ningún estudio e incluso después del encuentro con Rodríguez Balderas, nunca recibió atención alguna, por lo que cree que esta falta la llevó a una muerte más rápida y dolorosa.

“A lo mejor hubiera vivido un poco más, eso no lo sé, o tal vez sin menos dolor”, precisó Miguel.