El Mañana

miércoles, 18 de septiembre de 2019

Tecnologia 3 abril, 2019

Facebook está pidiendo a algunos usuarios las contraseñas de su email

En un extraño movimiento en los tiempos que corren, la compañía está solicitando a los usuarios las contraseñas de sus correos electrónicos de Yandex o GMX para poder verificar sus cuentas

4200

Por Hipertextual

ESTADOS UNIDOS.- Facebook sigue dando de qué hablar con los datos que exigen a sus usuarios. Si parecía que de un tiempo a esta parte las cosas se habían calmado y la compañía había hecho conciencia de lo que hasta ahora había saltado a la opinión pública, lo cierto es que estábamos equivocados. Y es que la compañía ha vuelto a poner en tela de juicio su preocupación por la privacidad de los usuarios al nivel de pedir a algunas de las personas registrada en Facebook la contraseña de su correo electrónico.

Si bien la compañía confirma que no guarda la contraseña y que solo se solicita a algunas cuentas particulares como las de Yandex o GMX, parece ser un paso indispensable, el de ceder tu contraseña, para poder verificar la dirección de correo y eliminar cualquier restricción de la cuenta a la hora de registrarse.

Este movimiento parece no afectar a usuarios de servicios como Gmail de Google no ven la opción, ya que utiliza la herramienta de autorización de OAuth, una herramienta muy utilizada para verificar nuestra identidad en internet de manera segura sin tener que introducir nuestra contraseña de correo electrónico.

Sobre este respecto, en Business Insider han querido hacer pruebas con cuentas propias para comprobar si efectivamente la compañía solicita la contraseña para esas cuentas de correos, confirmándolo, pero es que además desde el medio comprobaron cómo al introducir nuestra contraseña aparece una ventana emergente que nos avisa que Facebook está “importando contactos”, a pesar de no pedirle permiso al usuario para hacerlo.

Facebook ha confirmado que dejarán de utilizar esta función -la de solicitar la contraseña- pero sin anunciar una fecha exacta en la que la compañía implementará otro sistema. Sea como sea, es un mal movimiento en un momento no muy bueno para la compañía, máxime cuando este tipo de movimientos son casi indistinguibles el phishing tradicional o a los fraudes que piden nuestras contraseñas.