El Mañana

domingo, 22 de septiembre de 2019

Laredo Texas 16 abril, 2019

Fallece Martín Cuéllar Siller

Los funerales serán este martes con una misa de cuerpo presente a las 10:00 de la mañana en la iglesia St. Patrick

4200

Por FRANCISCO DÍAZ

LAREDO, TX.- A la edad de 92 años falleció Martín Cuéllar Siller, padre del congresista Henry Cuéllar, del sheriff Martin Cuéllar y de la asesora colectora de impuestos en Webb, Rosie Cuéllar.

Nacido el 22 de mayo de 1926 en Guerrero Viejo, Martín pereció el pasado sábado rodeado de su familia.

Hijo de Marcos Cuéllar y de Francisca Siller, Martín conoció a Odilia Pérez en la placita de Guerrero Viejo y tras iniciar un noviazgo, terminaron casándose poco después.

La pareja emigró a Estados Unidos y Martín comenzó a trabajar en los campos agrícolas de Utah, Idaho y Colorado y luego decidieron radicar en Laredo para formar una familia trabajando en la construcción, en la carpintería y en la jardinería.

Martín aceptó encargarse de un rancho de los Doctores Leo y Joaquín Cigarroa y se movió al campo con su esposa y sus ocho hijos. El trabajo de rancho le encantaba porque aprendió esas labores desde los siete años en México.

Martín regresó a Laredo poco después con su familia donde siguió trabajando duro para sacar adelante a sus ocho hijos, sirviendo de modelo para todos y motivándolos a educarse.

Don Martín fue un gran modelo a seguir para sus hijos a quienes les enseñó el trabajo honesto y la importancia de hacer las cosas bien hechas.

Su esposa Odilia se le adelantó en el descanso eterno y ahora Martín se reunirá con ella para seguir velando por sus amados hijos y nietos.

Sus hijos son Henry, Carlos, Martín Jr., Tony, Jorge, Odilia, Rosie y Manuel Cuellar. Tenía 18 nietos en total.

Su cuerpo es velado en la Joe Jackson North Funeral Chapels & Cremation Services de1 410 Jacaman Road.

Los funerales serán este martes con una misa de cuerpo presente a las 10:00 de la mañana en la iglesia St. Patrick Catholic Church de 555 East Del Mar Blvd. El sacerdote oficiante será el reverendo obispo James Tamayo.

¡Descanse en paz!