El Mañana

jueves, 23 de enero de 2020

Laredo Texas 8 diciembre, 2019

Federación interviene terrenos sin permiso

El gobierno tiene más de un billón de dólares tomados de otros rubros del presupuesto nacional, más la Defensa Nacional, por haber declarado emergencia

El muro cuesta 25 millones de dólares por milla de esa cerca a instalar. FOTOS: MAURICIO BELLOC/EL MAÑANA

4200

Por MAURIO BELLOC

LAREDO, TX.- “En Texas, la tierra en la ribera del río Grande, es privada, sus dueños son cerca de un millar de terratenientes, el gobierno federal quiere brincarse las leyes para construir un muro, que ni es necesario, entonces sí que tendrá muchos problemas, desde El Paso a Brownsville hay oposición, si todos los propietarios hacen causa común, si se unen pueden revertir esto”.

Ricky Garza, abogado del proyecto Derechos Civiles de Texas, dijo que la agrupación representa a seis grupos civiles afectados, cuatro son de Los Ébanos, uno de Peñitas y otro de Mission, donde el gobierno federal intervino, ocupó terrenos, está trabajando en erigir una cerca y no les ha pagado ni indemnización, ni se han sentado siquiera a convenir los números en dólares.

Hoy el gobierno tiene arriba de un billón de dólares aprobados o tomados de otros rubros del presupuesto nacional, más de ello, de la Defensa Nacional, por haber declarado como emergencia nacional, para poder construir el muro.

“Pero de pagar a los dueños de la tierra no se ha entendido nada, los dueños actuarán en los tribunales, además de que muchos de ellos no desean el muro para nada, rotundamente, ni vender, ni que les expropien, ni llegar a un número conveniente para ellos, ni aunque les paguen lo justo; simplemente desean que las cosas permanezcan como están, en sus propiedades”, dijo Garza

ECOCIDIO Y PROBLEMA AMBIENTAL
Jonathan Salinas, de Sierra Club, la agrupación ambientalista y ecológica más importante de Estados Unidos, dijo que el muro fronterizo pretendido y del que ya se está erigiendo parte en el área de McAllen, tendría consecuencia muy negativas para el medio ambiente.

También cabeza de la coalición conocida como “No Al Muro Fronterizo”, Salinas dijo este sábado en Laredo, durante la protesta contra el muro ribereño, que las barreras de acero de suma altura y mucho cimiento debajo de la tierra, se convierte en una barrera infranqueable… para árboles, troncos, armas y demás lastre que lleva el caudal del río Grande.

Estos millares de toneladas de sólidos voluminosos, se convertirán una represa, presa y por ende, en un mayúsculo peligro en comunidades a todo lo largo y ancho del afluente, desde donde nace aguas arriba de Texas, hasta su desemboque en el Golfo de México.

Ya de por sí son zonas de inundaciones.

PARTIRÍA PROPIEDADES
En Laredo, los terratenientes se oponen al muro, porque el mismo significaría el desplazamiento de sus trabajadores ante una cerca con candado, se afectaría el trabajo diario y en definitiva, todo adentro de sus propiedades.

“Ya que la cerca o barda no estaría pegada al río, sino tierra adentro de nuestras propiedades, además el gobierno se haría de una franja de 150 pies (45.72 metros) de ancho en nuestros predios, partiría en dos nuestros terrenos, causándonos un gran trastorno y perjuicio”, dijo uno de los propietarios, Steve Lamantia, cuando se manifestaron en contra del pretendido muro del gobierno federal.

La cerca o valla se levantaría en línea recta, para hacerlo más económico, pero aún así, hoy día, cuesta 25 millones de dólares por milla de esa cerca a instalar.

El gobierno federal ya ha dispuesto 3 mil 600 millones de dólares, ha sido tomado del presupuesto de la Defensa Nacional para hacer el muro en la frontera con México y para la parte de Texas, declarándolo como una emergencia nacional.


MÁS NOTICIAS