El Mañana

viernes, 23 de agosto de 2019

La tarde 10 abril, 2019

Fungirá familia como testigo en el juicio contra agente de la BP

4200

Por Anónimo

LAREDO, TX.- Se cumplió un año del asesinato de Griselda Hernández, de 27 años y de su hijo Dominik Alexander Hernández, de año y medio, a manos del supervisor de la Patrulla Fronteriza (BP), Ronald Anthony Brugos Avilés.

Y ayer en la conmemoración de la Semana Nacional de Ayuda a las Víctimas del Delito, la familia Hernández estuvo presente en el evento efectuado en el edificio administrativo del Condado de Webb.

Angélica Hernández Flores, hermana de Griselda, pidió disculpas a nombre de su familia, por no poder hacer declaraciones a la prensa, pues fungirán como testigos en el juicio que comenzará a principios de febrero del 2020 y de hablar sobre el caso, se anularían su participaciones en el proceso judicial contra el boricua Burgos.

El Fiscal de Distrito del Condado de Webb, Isidro Alanís, dijo en el 2018 que pedirá pena de muerte o cárcel de por vida, para el supervisor de la BP, el puertorriqueño entonces de 28 años, asesino de la mujer y al bebé, el cual al parecer era hijo de este hombre, procreado fuera del matrimonio, pues está casado.

Los hechos

La tarde-noche del lunes 9 de abril del año pasado, Ronald Burgos, con nueve años en la agencia federal y fungiendo como Supervisor, presuntamente asesinó a cuchilladas -él se declaró inocente- a madre y bebé, dejándolos tirados en una brecha de la orilla del río Grande, cerca del cruce de las arterias Bristol y Alen, en la colonia Lowry Farm, sobre el Camino a Las Minas.

La infortunada laredense era pareja sentimental del agente federal, él fue quien llamó al 911 reportando los hechos, al parecer el bebito era hijo de ambos.