El Mañana

viernes, 24 de mayo de 2019

Nuevo Laredo 18 febrero, 2019

Garrapatas, riesgo para los humanos

Tener una mascota es bueno, pero lo que no es recomendable es dormir con ellos, abrazarlos y besarlos, pues si tienen el insecto, pueden llevar encima hasta 10 enfermedades

4200

Por Sandra Jasso

En la región del noreste habita la garrapata, un ectoparásito que se alimenta de la sangre y representa un peligro no sólo para las mascotas, sino también para el ser humano, al transmitir la Ehrlichiosis canina, una bacteria que la transfiere por el piquete, detalló Víctor Manuel Garza Guerrero, médico veterinario.

Cuidar la salud de la mascota es cuidar la salud de las personas aplicando las vacunas correspondientes, desparasitándolo, realizando baños regulares para evitar cualquier infestación de garrapata. Sólo en la localidad la Secretaría de Salud registró 15 casos hasta octubre del 2018.

“En Nuevo Laredo, donde el clima es sumamente cálido y se torna húmedo con las lluvias, es propicio para que se reproduzcan los insectos, entre ellos la garrapata”, informó Garza Guerrero.

Mosquitos, pulgas, piojos son algunos insectos que se reproducen con una rapidez increíble que llegan a formar plagas y las garrapatas van en primer orden.

“Por el medio ambiente al ser un clima extremoso, el cambio constante y porque hay muchos perros, propicia que la garrapata se alimente de ellos y de otros animales, y es tan grande el ciclo evolutivo que se reproducen por miles”, afirmó.

Agregó que esos parásitos han vivido aquí en la tierra por millones de años y los científicos no saben ni por qué aguantan calores y fríos, así como largas temporadas sin alimento.

“Salen cuando la oportunidad propicia alimentarse de la sangre de los mamíferos, fuera de la piel de éstos, por eso se les llama ectoparásitos, y transmiten mínimo diez enfermedades; en invierno viven escondidas en la tierra y agujeros”, indicó.

Explicó que al tener la bacteria la garrapata pica a un mamífero y todo sigue igual y evoluciona de forma lenta; al paso de los meses y hasta de los años el animal infectado empieza a sentir síntomas.

“Viene otra garrapata y pica a ese mismo animal, se contagia, va y pica a otro perro y lo enferma y así se va reproduciendo, es esporádico, pero también se transmite al género humano y algunas personas duermen con sus perros y gatos hasta los conejos, todo tipo de mamíferos”, destacó.

Dijo que el problema en las personas no es tan grave como en los perros, pero sí produce fiebre, calenturas y vómitos que algunos médicos saben con más eficiencia, la inversión que se hace en las mascotas es una prevención de enfermedades a sus amos.

“En los perros sí es mortal y en otros animales y no se da uno cuenta, andan los animales como nada, aguantan mucho. Esto se diagnostica mediante pruebas de laboratorio que son costosas y a veces ya es muy tarde porque la enfermedad ya avanzó”, precisó.

Garza Guerrero recomendó a los propietarios de mascotas que al año le practiquen examen de sangre.
“En Estados Unidos hay muchos casos como la fiebre de las Montañas Rocallosas y otro tipo de fiebres que transmite la garrapata a los venados y a su vez al género humano, ocasionando ardor y molestia. Cuando la enfermedad está muy avanzada en el animal no hay solución, en caso contrario se someten a un tratamiento de uno a dos meses y 80 por ciento evoluciona bien.

Como una medida preventiva el veterinario aconseja baños medicados, pipetas con geles que cubren al animal por un mes contra piojos, pulgas y garrapatas o pastillas que ingiere el mamífero.

“Al chupar al animal medicado se mueren, la medicina veterinaria está muy avanzada, nada más que acudan con su médico y controlamos contra cualquier plaga, es la importancia de lo que va en la práctica la medicina veterinaria”, dijo Garza Guerrero, con más de cuatro décadas de experiencia.

En la enfermedad de Alain, los parásitos intestinales son muy comunes y también se transmite de forma fácil a sus dueños al tenerlos en casa.
“Los dueños abrazan y les dan besos a sus perros, duermen con ellos y están en la casa y en los excrementos, ahí van los huevecillos aunque no se vean; deben desparasitar a los perros mínimo cada tres meses y si están dentro de la casa cada mes, por salud de ambos”, recalcó el médico veterinario.

Comentó que no es caro el tratamiento y está a precios accesibles y en algunos casos con sólo decir cuánto pesa el perro y se les da el medicamento de por vida al mejor amigo del hombre y se evita la erliquia canina.
“A esto se le llama salud pública, es importante, nos preocupamos por los perritos porque no se expresan y les duele la cabeza o intestino, sólo uno y el laboratorio se puede dar cuenta como veterinario, es mejor prevenir”, finalizó Garza Guerrero.