El Mañana de Nuevo Laredo

30 noviembre, 2020

Genera depresión ‘aprender en casa’




Sólo en la Escuela Primaria, Miguel F. Martínez, que cuenta con 192 estudiantes aproximadamente, el 50 por ciento de ellos trabaja con tristeza o desánimo

Por MARTHA MARTÍNEZ


Compartir esta publicación

Aprender en casa, sigue siendo un reto no sólo para los docentes, también para los padres de familia y especialmente para los niños de nivel primaria, quienes desde hace ocho meses de lo que va de la pandemia se han concentrado en sus actividades académicas sólo a través de la televisión, computadora o dispositivos móviles, situación que les ha provocado un estado de ánimo de tristeza y ansiedad.

Sólo en la Escuela Primaria, Miguel F. Martínez, que cuenta con 192 estudiantes aproximadamente, el 50 por ciento de ellos trabaja con tristeza o desánimo, lo que ha obligado a la dirección escolar a proporcionarles apoyo de forma presencial.

“Es una situación difícil y de tantos casos, tenemos niños que están perfectamente trabajando, hablamos de un 25 por ciento de nuestros estudiantes, luego tenemos un 50 por ciento de alumnos que ya no quieren conectarse, hay una sensación de que ellos quieren la escuela, quieren a sus amigos. Hemos tenido que llamar a algunos para platicar con ellos”, expresó la directora Norma Leticia Rivera Martínez.

El resto de la población está en vulnerabilidad, por distintas circunstancias entre ellas, que se conectaron en un inicio del ciclo escolar, pero ya no continuaron.

“De esto nos hemos dado cuenta a través de los Consejos Técnicos donde cada que nos reunimos hacemos gráficas para ver cuántos se mantienen. Las primeras gráficas del ciclo escolar, fue alentador, una conectividad del 85 por ciento, pero al mes y medio bajó considerablemente y los mismos padres lo dicen. Increíble pero hay situaciones en las que el niño o niña no se quiere ni bañar”, señaló.

Rivera Martínez, destacó que se está presentando un rechazo no a lo tecnológico, sino a las rutinas sin acompañamiento, pues una gran cantidad de niños y niñas deben realizar sus tareas en casa sin el apoyo de los padres debido a que éstos trabajan o porque los programas son rutinarios.


Compartir esta publicación

Educación


Más noticias