Sube una y bajan dos

Pasajera da a luz en pleno vuelo; ignoraba que estaba embarazada

La pasajera de un vuelo a Hawaii, Lavinia Mounga, se empezó a sentir muy mal cuando cruzaban el Océano Pacífico: Jamás imaginó que sus molestias se debían a que había empezado su trabajo de parto sin saber que estaba embarazada
martes, 4 de mayo de 2021 · 18:47

Una pasajera estadounidense se fue con su familia de vacaciones rumbo a Hawaii, pero ignoraba que estaba embarazada y en pleno vuelo empezó a sentirse mal.

La mujer ignoraba que sus molestias corporales eran en realidad dolores de parto. Por fortuna, en el avión también viajaba un médico y tres enfermeras que se dieron cuenta de la situación y empezaron a asistirla.

Lavinia Mounga, sorprendida, declaró cuando pudo estar ya en un hospital:

"No sabía que estaba embarazada. Este muchacho acaba de salir de la nada".

El parto prematuro ocurrió el miércoles 28 de abril e un vuelo de Utah a Hawaii de la aerolínea Delta justo cuando atravesaba el océano Pacífico.

Lani Bamfield, una de las enfermeras que estaba en el avión, escribió en su cuenta de Instagram:

"Si alguien quiere saber cómo fue nuestro viaje a Hawaii… así es como empezó".

La enfermera platicó parte de su experiencia ya que nunca había asistido un parto en un vuelo en medio del ocáano cuando aún faltaban 3 horas para llegar a su destino.

Dave Glenn con la madre

La  otra enfermera, Mimi Ho, describió el suceso como "un poco loco", y mencionó que la mamá del recién nacido las os nombró familia y tías del bebé.

El médico Dave Glenn quien estuvo al frente del improvisado equipo de parto señaló:

"No sé cómo una paciente tiene tanta suerte como para viajar en el mismo vuelo con tres enfermeras de cuidados intensivos neonatales cuando está en trabajo de parto de emergencia, pero esa fue la situación en la que estuvimos".

El médico mencionó que a pesar de que no contaba con el equipo adecuado para atender el parto de un bebé prematuro tuvo que improvisar con lo que tenía a su alcance.

Las enfermeras

Entre las improvisaciones tuvo que pedir prestado un reloj Apple para poder medir la frecuencia cardiaca de la madre y el recién nacido.

Al aterrizar en Hawaii, Mounga, la madre, y su bebé a quien llamó Raymond, fueron llevados al hospital  entre los aplausos de los demás pasajeros por el desenlace feliz de la situación de riesgo.

Ethan Magalei, el papá, que no se encontraba en el vuelo, dio las gracias a todos los que intervinieron en el parto. Llamó el suceso como un milagro.

Más de