RUSIA

Niño que se perdió en el bosque fingió su muerte para salvarse del ataque de osos

Un niño de 9 años que se perdió en un bosque por dos días sorprendió a los rescatistas por la tranquilidad e inteligencia que mostró pese a los momentos tan difíciles que atravesó.
jueves, 10 de junio de 2021 · 14:14

Un niño de 9 años que se perdió en el bosque fingió su muerte para salvarse del ataque de osos.

En la región de Sverdlovsk, Rusia, un niño identificado como Kiril de 9 años de edad fue encontrado por un equipo de rescate, tenía dos días desaparecido en el bosque de los Urales.

El niño se perdió tras haber ido acampar con su padre, por fortuna Kiril salvó su vida al fingir su muerte cuando estuvo a punto de ser atacado por osos.

“Kiril nos dijo que estuvo gritando llamando a su papá, tenía miedo que no le esperaba. Los dos primeros días el niño vio osos así que para sobrevivir, se acostó bajo un árbol y fingió que había muerto”, informó Konstantín Valiajmétov, uno de los rescatistas.

Además, el rescatista explicó, que durante su extravío el niño Kiril bebió agua de los arroyos que encontraba dentro del bosque, bebía también para evitar sudar tanto y con ello no ser picado por los mosquitos.

Los rescatistas quedaron sorprendidos por la tranquilidad e inteligencia del menor, misma que mostró para sobrevivir en los momentos difíciles que vivió.

Kiril cuenta que su mayor preocupación era su papá y que su mamá lo podría regañar por haber estropeado sus zapatos.

En testimonio de su padre, se dice que el menor se perdió cuando él adulto había comenzado a sentirse enfermo, por lo que se descuidó de Kiril. Se despisto y perdió de vista al niño. Tras confirmar su desaparición de inmediato pidió ayuda y se lanzó una operación de búsqueda que involucró a 160 personas.

Por momento la búsqueda se volvió complicada por las condiciones del clima pero por fortuna, fue localizado a cinco kilómetros del lugar de su desaparición. Ya encontrado fue trasladado en un helicóptero hacia el lugar donde su padre ya le esperaba.

 Un niño de 9 años que se perdió en el bosque fingió su muerte para salvarse del ataque de osos; su padre fue sometido a un detector de mentiras para asegurarse que no hubiera ningún tinte criminal.uw