Viral

Lo despiden por estar "muy gordo"; busca demandar a la empresa por discriminación

Su jefe lo consideraba físicamente incapaz de mover un sillón. Además, le expresó su desconfianza en la atención de otras tareas manuales del espacio turístico.
martes, 25 de enero de 2022 · 14:15

Un hombre en Australia busca demandar a una empresa por discriminación; fue despedido en su primer día en su puesto por estar presuntamente "muy gordo".

Hamish Griffin, de 51 años, tuvo que moverse de su pueblo natal para aceptar un trabajo a 3 mil kilómetros de distancia. El puesto de supervisor de alojamiento vacacional del “Big 4 Strahan Holiday Retreat” prometía una nueva oportunidad para su familia y para él, quien ya no conseguía tan fácilmente empleos por su edad. 

“Nos alejamos de un gran estilo de vida, de trabajos bien remunerados y de una comunidad muy unida que nos encantaba, para intentar este reto y un estilo de vida diferente”, escribió el hombre en Facebook.

Griffin vendió un coche y muebles para trasladarse a su nueva residencia en la isla de Tasmania, un lugar remoto de su ciudad natal. 

En efecto, todo cambió para Hamish al llegar al lugar, sin embargo, no fue una buena situación. Tan solo dos horas después de empezar sus labores, fue despedido por la administración de “Big 4 Strahan Holiday Retreat”, quienes afirmaron la supuesta gordura del hombre como detonante para no aceptarlo. 

Le pidieron asistir a una habitación del resort y acomodar un sofá, cuestión no acordada en el contrato, el cual estipulaba tareas manuales, salvo cuando faltara personal.

Pese a ello, Griffin no manifestó alguna inconformidad y acudió para cumplir con la encomienda. Lamentablemente todo se trataba de un plan para hablar con él y explicarle los motivos de su despido. 

Según comentó Hamish, su jefe lo consideraba físicamente incapaz de mover un sillón. Además, le expresó su desconfianza en la atención de otras tareas manuales del espacio turístico.

“Me ofendió aún más recriminándome que no había revelado mi ‘condición médica’ con anterioridad. No me brindó la oportunidad de demostrar que soy capaz”, denunció.

A pesar de haber mandado una fotografía de él junto con su familia, jamás se le notificó sobre la necesidad de algún aspecto físico para cumplir con sus tareas. 

Ahora, el despido por "estar muy gordo" será convertido en una demanda contra el alojamiento vacacional, esto para reparar los daños causados por la discriminación a la que fue sometido Hamish Griffin. 

Jesús García