Global

Mueren 29 ballenas encalladas en playa de Nueva Zelanda

Las ballenas piloto son las ballenas más comunes en Nueva Zelanda, llegando a alcanzar hasta 6 metros de largo.
viernes, 18 de marzo de 2022 · 12:07

Este viernes se reportó la muerte de al menos 29 ballenas encalladas en una playa de Nueva Zelanda, donde los expertos catalogan esta costa como una "trampa mortal" para los cetáceos. 

El Departamento de Conservación de Nueva Zelanda informó sobre el fallecimiento de estas ballenas piloto de aleta larga, las cuales fueron encontradas ya con varias horas de haber muerto en la remota playa Farewell Spit en la Isla Sur de las dos que componen el país.

Dave Winterburn, portavoz del departamento, informó haber encontrado a 5 ballenas aún con vida, las cuales estaban siendo cuidadas para poder volver a ponerlas en el mar, sin embargo advirtió la baja posibilidad de supervivencia, pues  "las ballenas han estado fuera del agua por algún tiempo".

"Aunque es un suceso desafortunado, el embarrancamiento de ballenas es un fenómeno natural", dijo. "La causa es desconocida", agregó.

La playa Farewell Spit es una lengua de arena de 26 kilómetros que se adentra en el mar, conocida por ser el escenario de más de 10 encallamientos de ballenas piloto en los últimos 15 años, catalogándola como una "trampa mortal" para estos mamíferos. 

El caso más sonado y más grave de esta actividad fue registrado en 2017, cuando cerca de 700 ballenas murieron varadas sobre las playas de esta isla, pudiendo salvar al menos 250. 

Hasta el momento los científicos desconocer las razones por las que esta playa es tan peligrosa para los animales acuáticos como las ballenas. Algunos científicos infieren al cordón de arena como el culpable, el cual genera una zona poco profunda en la bahía, interfiriendo con los sistemas de navegación sonar de estos cetáceos.

Las ballenas piloto son las ballenas más comunes en Nueva Zelanda, llegando a alcanzar hasta 6 metros de largo. Lamentablemente, son susceptibles de varar en las playas de la nación en grandes grupos. 

Con la muerte de estas 29 ballenas encalladas en una playa de Nueva Zelanda, los científicos buscan reflotar a otras 5 aún con vida en el lugar. 

Jesús García