El Mañana

sábado, 21 de septiembre de 2019

Nuevo Laredo 13 septiembre, 2019

Hacen ‘invisibles’ a mujeres de la calle

Se adueñan de los espacios públicos, pasan hambre, sufren por la lluvia, insolación y frío, pero se niegan a ir al refugio municipal

4200

Por ALMA PIÑA

Tres mujeres platicaban en la banca de una plaza; aunque pareciera una típica escena normal, pasó desapercibida y si alguien caminó cerca, hizo de oídos sordos, ya que esas mujeres viven en una situación marginal, sobreviven de las limosnas de las personas.

Y es que banquetas, plazas y negocios abandonados se han convertido en el hogar de muchas personas en situación de calle, y aun cuando estén sentados en media banqueta son ignorados, como si fueran invisibles por la comunidad.

Se adueñan de los espacios públicos, pasan hambre, lluvia, insolación, frío, pero se niegan a ir al refugio municipal, prefieren vagar en la calle. Con suerte reciben 5 o 10 pesos de alguna persona, lo que ocupan para alimentarse.

Tras un recorrido por el sector Centro se constató la presencia de al menos 22 indigentes en la plaza Insurgentes, Explanada Esteban Baca Calderón, plaza Juárez y en las esquinas del crucero de Maclovio Herrera y avenida Guerrero.

Sin distinción de edad, sexo o nación, hombres y mujeres viven en la indigencia a la vista de todos; deambulan y llevan a cuestas lo más indispensable: algunas botellas con agua, ropa y quizá alguna mascota que los acompaña en su travesía.

Se bañan y asean en fuentes públicas, otros, su salud mental se los impide y andan sucios, ante la mirada de los que pasan o los distinguen, con el cabello en rastas o largo.

En ocasiones tienen heridas expuestas y sufren dolor, pero callan, otros tratan de hacer una vida “normal” lavando su ropa en plena calle sin que las autoridades correspondientes les brinden apoyo con algunos cortes de cabello, aseo y ropa limpia.

A pesar de la mala imagen que aportan, no son agresivos con la comunidad y en varias ocasiones sólo piden algunas monedas o alimento. Sus lugares predilectos para dormir son las banquetas, bajo los kioscos de las plazas, las bancas públicas y en lugares abandonados.