El Mañana

lunes, 20 de mayo de 2019

Global 9 mayo, 2019

Harto de “ver fantasmas” se arrancó lo ojos

La crisis emocional no atendida de un hombre de 35 años de edad lo llevó a un punto tan elevado de desesperación que atentó contra su propia integridad física: se arrancó los ojos

4200

Por Anónimo

La crisis emocional no atendida de un hombre de 35 años de edad lo llevó a un punto tan elevado de desesperación que atentó contra su propia integridad física: se arrancó los ojos.

Hugo Magallanes, originario de la ciudad de Sao Paulo, Brasil, y estudiante de segundo año de Medicina en la Universidad a Distancia y Presencial Paraguay (UPAP), deambulaba por calles de Ciudad del Este, Paraguay, sin camisa cuando sin mayor explicación se quitó el pantalón con la intención de cortarse el área genital (testículos y pene). Al no poder conseguirlo buscó la manera de detener la angustia que sentía y atentó contra sus ojos, logrando arrancar por completo uno y que el otro estallara.

De acuerdo con testigos de la desesperante escena, dijeron que el sujeto estaba completamente desorientado y no escuchaba a nadie. Lo único que llegó a expresar fue su intención de acabar con su vida para dejar de ver a seres “que le causaban terror y miedo”.

¿Qué le pasó?

Paramédicos de Ciudad del Este, Paraguay, atendieron la emergencia en calles cercanas a la catedral de San Blas, pero no lograron identificar qué pudo generar ese comportamiento errático.

Algunos testigos pensaron que el sujeto estaba bajo los efectos de alguna droga, pero esto no se ha logrado establecer de manera precisa. Sin embargo, versiones locales apuntan a que el sujeto atentó contra sí mismo porque cruzaba por una crisis emocional, derivada de la ruptura de una relación sentimental y complicaciones siquiátricas del pasado.

Federico Schrodel, director del Hospital Regional de Ciudad del Este, indicó que platicó con compañeros de Hugo quienes le expresaron que días atrás él y su pareja sentimental dieron por terminada la relación. Tras la ruptura, sus compañeros comenzaron a notar cambios en su estado de ánimo hasta que la madrugada del 8 de mayo les dijo que visitaría la catedral de San Blas para encontrar paz espiritual.

“Él no consumía alcohol, era una persona creyente y muy religiosa y muy alegre. Pero lo notaron triste y cabizbajo. Les dijo que no podía dormir y abandonó el departamento”.
FEDERICO SCHRODEL

Los compañeros de la universidad también comentaron al médico que Hugo ya había tomado medicación para sobrellevar la muerte de uno de sus padres, ocurrida años atrás.

“Cuando la pérdida de uno de los padres, él estuvo medicado varios años hasta que lo abandonó; no sabemos si fue depresión o qué tipo de enfermedad mental”
FEDERICO SCHRODEL

Hasta ahora se ha confirmado por pruebas oftalmológicas que perdió ambos ojos, mientras que una tomografía practicada reveló una hemorragia interior que tendrá que ser intervenida por neurocirugía.

Por ahora permanece hospitalizado y bajo observación en el Hospital Regional de Ciudad del Este.