El Mañana

lunes, 23 de septiembre de 2019

Nuevo Laredo 25 mayo, 2019

Hospitales públicos, enfermos terminales

En algunos casos graves, como el de doña Lelia Cruz, se alarga la espera para ser operados, pues ni siquiera cuentan con clima en el quirófano

Doña Lelia Cruz tiene seis días en ayunas, esperando a ser operada. FOTO: EMMA TREVIÑO / EL MAÑANA

4200

Por EMMA TREVIÑO

La falta de aire acondicionado en el quirófano, anestesia, vendas, guantes y otros insumos necesarios han evitado que doña Lelia Cruz, de 52 años, con cáncer de mama y de columna, pueda ser operada en el Hospital General Solidaridad, desde hace seis días, a pesar de que ya la habían programado.

No es la primera vez que pasa esta situación, en los últimos tres años las carencias y condiciones de este hospital han llevado a la complicación de la salud de sus pacientes, e incluso los trabajadores han sido contagiados de tuberculosis, pero a las autoridades de los tres niveles de gobierno parece no importarles.

“Me tienen en ayuno desde el lunes, y si preguntamos a los enfermeros si me van a operar, no me dicen. El doctor es hora de que no se para aquí conmigo, según esto porque trabaja en un hospital particular, pero aun así le pagan aquí”, expresó Lelia, quien apenas podía pronunciar palabras, pues el dolor que le provoca la columna le impide hablar bien.

Segundos después de que exponía la situación que padece en este nosocomio, entró una enfermera para informarle que le iba a dar de comer, porque no la iban a meter a quirófano.

“Otra vez, lo mismo, señorita, dígale al médico que venga, para que ya nos saque de dudas, si no me van a operar que me digan para que me den de alta”, expresó Lelia.

Con llanto en los ojos, narró que fue en febrero que le detectaron el cáncer de mama en el seno derecho, con la esperanza de ser bien atendida acudió con un médico particular, quien la operó, pero ya después no quiso atenderla, y para poder pagar 75 mil pesos, vendieron su carro, muebles y su hijo el equipo de fotografía con el que trabaja.

“Yo tengo Seguro Popular y nos fuimos a lo particular por más rápido, pero fue contraproducente, me fui a atenderme al oncológico, los doctores me han tratado bien, pero desde que me canalizaron el domingo en la tarde a este nosocomio ha sido un peregrinar, no me operan de la columna, según me dicen que tengo metástasis, pero no saben si fue ahí donde me inició el cáncer o en mi pecho. Me dejan muchas horas en ayuno… y soy diabética, ya sólo quiero que me den de alta y regresar a mi casa”, expresó.

El cáncer no espera, y lo que menos se tiene es tiempo, manifestó su hijo Rodolfo García Cruz, quien al ver el trato a su madre y las carencias del hospital que impiden que sea operada, pide el apoyo de la comunidad para poder llevarla a otro hospital en donde sí la operen y la atiendan, pues teme por su vida.

“Vamos hacer unas actividades, lo que sea para salvarla, incluso mi madre ya quiere que vendamos nuestra casa de la Infonavit, estamos desesperados, aquí nadie nos dice nada, sólo que no hay aire en quirófano y no se puede operar y otros que es por falta de anestesia”, dijo.
Las personas que deseen apoyar a Lelia Cruz a realizarse la cirugía de columna y diagnosticar realmente si es cáncer, pueden apoyarlos con donativos a la cuenta de Saldazo Banamex 4766 8412 3306 7993 a nombre de Rodolfo García Cruz.