El Mañana de Nuevo Laredo

29 junio, 2020

Iglesias y clubes de striptease; el nuevo foco de contagios en Estados Unidos


Iglesias y clubes de streptease; el nuevo foco de contagios en Estados Unidos
Autoridades han reportado un incremento de casos en asistentes a bares e iglesias.


Los nuevos contactos ahora también está afectando a poblaciones pequeñas

Por THE NEW YORK TIMES


Compartir esta publicación

El rebrote de casos de coronavirus en Estado Unidos tiene un nuevo foco y es muy peculiar, pues se encuentran en las iglesias, clubes de strip-tease y bares, cuando anteriormente se concentraron en geriátricos, prisiones y plantas de la industria del procesamiento cárnico.

En Baton Rouge, Luisiana, al menos cien personas dieron positivo al test del virus tras visitar bares en el distrito de vida nocturna Tigerland, muy popular entre los estudiantes de la universidad. En un campamento cristiano de verano cerca de Colorado Springs, al menos 11 empleados se enfermaron antes de la apertura de la temporada, por lo que el campamento canceló el alojamiento nocturno por primera vez en 63 años. En Las Vegas, semanas después de que se reabrieran los casinos, algunos empleados de las mesas de juego, restaurantes y hoteles dieron ya positivo.

Los brotes emergentes -que tienen distinto alcance y surgieron tanto en grandes ciudades como en pueblos- reflejan lo impredecible del coronavirus. También enfatizan riesgos que, según los expertos, continuarán a medida que los estados busquen reabrir sus economías y los estadounidenses se animen a salir antes de que haya disponible una vacuna.

Es, de alguna manera, un regreso a los primeros días del virus, cuando el coronavirus se gestaba en silencio y ocasiones como funerales, prácticas de coro y fiestas de cumpleaños se convirtieron en eventos que dieron origen a una transmisión generalizada. Ese tipo de reuniones grupales siempre fueron un riesgo, pero se volvieron mucho menos comunes durante los meses en que gran parte del país estuvo confinada. El regreso a la vida pública reabrió las oportunidades de contagio, ya que más personas salen a comprar, cenar, visitar a familiares y amigos e, incluso, se abrazan de nuevo.

TE RECOMENDAMOS: Estados Unidos: entre covid-19 y el polvo del Sahara más denso de los últimos 50 años

El virus está llegando a lugares que hasta ahora habían escapado a lo peor de la pandemia, lo cual refleja hasta qué punto se generalizó una enfermedad que inicialmente arrasó con los centros urbanos como Nueva York. Los casos aumentaron en lugares como McAllen, Texas; Charleston, Carolina del Sur; y Nogales, Arizona.

En el condado de Union, Oregon, una comunidad rural de 27.000 habitantes a casi cuatro horas de Portland, los funcionarios habían registrado solo ocho casos del virus hasta principios de este mes. Para el 20 de junio, el total había aumentado a más de 250. La mayoría se relaciona con un brote en una iglesia pentecostal local.

Los lugares de culto, que en muchos estados estuvieron cerrados siguiendo las órdenes de los gobernadores, se están convirtiendo ahora en grandes focos de infección. También se reportaron brotes en iglesias de Alabama, Kansas y Virginia Occidental. El gobernador republicano de Virginia Occidental, Jim Justice, dijo que seis brotes estaban relacionados con iglesias, incluyendo tres que hasta la semana pasada todavía seguían activas.

Otros vectores para el virus surgieron en las semanas posteriores a que muchos estados reabrieran los negocios. Por lo menos cuatro casos fueron vinculados al club de strip-tease Cruisin’ Chubbys Gentlemen’s Club, en Wisconsin Dells, y varios casos se vinculan con fiestas de fraternidades en Oxford, Mississippi.

TE PUEDE INTERESAR: Coronavirus: Estos son los tres nuevos síntomas

En Las Vegas, se informó de casos de coronavirus entre los trabajadores del The Linq Hotel. Dos casos más fueron identificados entre los empleados del Flamingo Las Vegas Hotel y Casino.

“Estoy muy, muy asustada”, dijo Diana Thomas, encargada de limpieza de habitaciones en el Flamingo. La mayoría de los huéspedes, dice, no usan tapabocas y teme llevar el virus a casa, con su hijo de 21 años que sufre de asma.

El incremento de casos se produce después de que los funcionarios públicos tomaran medidas para reabrir el turismo de manera segura en Nevada, un estado en el que muchos trabajadores dependen de la industria hotelera y uno de cada cuatro trabajadores informó estar desempleado en mayo. En los casinos recién abiertos, los croupiers y los jugadores están separados por pantallas de plástico transparente y los dados se rocían con desinfectante después de cada lanzamiento.

A medida que se abren más partes del país, se vuelve complicado pronosticar dónde aparecerán nuevos focos de infección. Los expertos en salud pública están analizando de cerca las reuniones grupales, que amenazan con convertirse en instancias de propagación masiva.

Algunos de los nuevos focos de infección se relacionaron también con el atletismo, debido a que los atletas estudiantiles regresaron a entrenarse en los campus. Al menos 23 jugadores de fútbol de la Universidad Clemson se infectaron, junto con otros diez atletas de la Universidad Estatal de Iowa y cinco jugadores de fútbol de la Universidad Estatal de Texas.


Compartir esta publicación

coronavirus estados Unidos


Más noticias