El Mañana

miércoles, 17 de julio de 2019

Tecnologia 6 mayo, 2019

Internet desde la estratósfera

Project Loon es la iniciativa de conectividad desde las alturas de Alphabet. Usa globos aerostáticos hechos de polietileno, que van cargando antenas repetidoras de red 4G y usan celdas solares

Cortesía

4200

Por Agencia Reforma

Cd. de México.- ¿Qué tienen en común un globo aerostático, un dron y un satélite?

Además de que los tres surcan los cielos, ahora también comparten una misión tecnológica: ser utilizados para proveer internet desde las alturas.

De acuerdo con cifras del Banco Mundial, 43 por ciento de la población mundial todavía no cuenta con acceso a internet, lo que significan más de 3 mil 300 millones de personas.

Como el internet llega a las poblaciones con antenas, la conexión no es problema en las zonas muy pobladas, pero los inconvenientes llegan con las poblaciones remotas. Por eso, empresas de telecomunicaciones como Softbank, pero también tecnológicas como Alphabet y Facebook trabajan en sus propias soluciones: antenas que envíen señal de internet desde lo más alto para abarcar la mayor área posible.

“Nuestros globos están inflados con un gas más ligero que el aire, y son soltados al cielo para llegar hasta 20 kilómetros en la estratósfera, el doble de lo que vuelan los aviones”.

Así resume Alphabet, la matriz de Google, a Project Loon, su iniciativa de conectividad desde las alturas. La empresa usa globos aerostáticos hechos de polietileno, que van cargando antenas repetidoras de red 4G y usan celdas solares. Los globos son tan ligeros que una vez en la estratósfera se mueven de forma autónoma con las corrientes de aire, pero su ligereza también hace que desplegarlos sea un desafío.

“Las condiciones de viento y de lanzamiento ideales solo están disponibles por un corto periodo en el día”, dice Paul Frey, líder de ingeniería de hardware de Project Loon.

Para que desplegar sus globos con internet fuera posible en regiones del mundo con vientos fuertes, la compañía diseñó una estructura que le hace ‘casita’ a los globos mientras los inflan y sueltan al cielo. Cada globo está diseñado para operar durante unos 100 días antes de desinflarse y caer con un paracaídas, cuando es recuperado para mantenimiento.

Entre los casos de éxito de Project Loon se encuentran su uso después del Huracán María, que tocó tierra en Puerto Rico en septiembre en 2017. Ahí, Alphabet usó sus globos para ofrecer conectividad a cerca de 200 mil personas mientras las empresas de telecomunicaciones reparaban su infraestructura dañada.

Este abril, SoftBank anunció una inversión de 125 millones de dólares como parte de un arreglo para que Project Loon comparta tecnología con HASPMobile, su propia iniciativa de conectividad por medio de drones.

Por su parte, Facebook, que tiene una base de más de 2 mil 300 millones de usuarios en su red social, ve en las zonas desconectadas de internet una veta de potenciales clientes. Pero su plan para usar drones para llevar internet a las regiones remotas del mundo, llamado Project Aquila, no ha salido como planeaba

“Hemos decidido no diseñar o construir nuestras propias aeronaves más, y cerrar nuestras instalaciones en Bridgwater” escribió Facebook Connectivity en junio pasado.

Según la empresa, desde el inicio de su iniciativa, en 2014, han ayudado a conectar a cerca de 100 millones de personas, y ahora se apoyarán en el equipamiento de empresas como Airbus para darle seguimiento a sus planes.

Pero la empresa aeroespacial, precisamente, trabaja en su propio proyecto. En febrero, Airbus lanzó a la estratósfera los primeros 6 satélites de una flota de 900 que espera terminar en el transcurso del año para formar una red alrededor del mundo capaz de ofrecer internet 4G.

“El plan incluye satélites de menos de 150 kilogramos de peso cada uno que incluyan menos conexiones eléctricas entre los subsistemas que lo que es típico en los satélites de hoy”, dijo Airbus en un comunicado.

Airbus diseña sus satélites en Toulouse, Francia, y después el proceso continúa en la fábrica en Florida, Estados Unidos, en una alianza con la empresa OneWeb.