El Mañana

miércoles, 19 de junio de 2019

Nuevo Laredo 1 abril, 2019

Inundan a Texas familias migrantes en oleada récord

4200

Por EL NORTE

Matamoros, México (01 abril 2019).- Después de un viaje de más de 40 días, el hondureño José Martín cruzó a Estados Unidos con su esposa e hija para pedir asilo, pero, contrario a su esperanza, su solicitud fue rechazada y fue deportado con su familia a México.

José Martín forma parte de una oleada de familias sin precedente que está llegando a la frontera para pedir asilo a las autoridades estadounidenses y que está llevando las cifras de migrantes a un nivel no visto en 10 años, especialmente en Texas.

Por ejemplo, la Patrulla Fronteriza reportó que el lunes pasado fue su día con más detenciones en una década al capturar a más de 3 mil 700 migrantes a lo largo de la frontera con México, fenómeno impulsado principalmente por la violencia en Centroamérica.

Según la corporación, tan sólo entre febrero y marzo se duplicó respecto a esos meses del 2018 la cantidad de familias que se entregó en el Sector del Valle del Río Grande, que abarca McAllen y Brownsville, y es el que recibe 40 por ciento de indocumentados de la frontera.

Así, en los últimos dos meses unas 17 mil familias extranjeras, principalmente centroamericanas, pero también cubanas, sudamericanas y hasta africanas, se entregaron en la zona del Valle del Río Grande.

“Viven mucha violencia en sus países, entonces se traen a toda la familia”, dijo el sacerdote Francisco Gallardo, director de las Casas de Migrantes de la Diócesis de Matamoros.

“Piensan que de esta forma las autoridades migratorias de Estados Unidos procesarán más rápido sus solicitudes”, añadió.

No obstante, muchos de los solicitantes son deportados a México, donde se suman a otros que decidieron esperar su proceso en el País, desbordando los albergues de migrantes.

En Estados Unidos, a su vez, las autoridades están liberando en su territorio a miles de solicitantes para que encaren en libertad sus procesos de asilo ante la incapacidad de mantenerlos en sus centros migratorios.