El Mañana

martes, 20 de agosto de 2019

Nuevo Laredo 7 abril, 2019

‘Invaden’ migrantes esquinas para pedir

La crisis humanitaria que viven los refugios alcanza las calles de Nuevo Laredo; este fin de semana se les podía ver en casi cualquier crucero

FOTOS: DANIEL MÉNDEZ /EL MAÑANA

4200

Por ALMA PIÑA

“Estamos preocupados, son demasiados migrantes, ya no sólo los ves en el Centro de la ciudad, sino ahora están donde sea, afuera de los supermercados, del cine, es preocupante la situación”, comentó Carla Navarro ante la situación actual por la que pasa Nuevo Laredo ante la masiva llegada de migrantes.

Y es que en los últimos meses esta ciudad fronteriza es refugio de cientos de africanos, pero desde hace ya varios años de otros cientos de cubanos, lo que ha repuntado la taza de migrantes que se estancan en Nuevo Laredo.

Debido a dicha gran población y con la carencia de apoyo de diversas instancias, estas personas se han colocado en diversos cruceros para pedir limosna. Sólo este fin de semana se podía ver a los migrantes colocados en numerosas esquinas. Por ejemplo, por Paseo Colón, en un área de tres cuadras, había decenas de ellos y a los que se les unieron personas que solicitan ayuda para equipos de niños y discapacitados.

En crisis los refugios
De acuerdo con el director de la Casa del Migrante AMAR, Aarón Méndez, Nuevo Laredo está pasando por una crisis humanitaria, ya que no se cuenta con los recursos para atender la masiva llegada, por ello algunos decidieron irse a pedir dinero en las calles, con carteles en mano.

Están en los cruceros, afuera de los centros comerciales, en el Centro de la ciudad, fuera de restaurantes y cines, junto a sus hijos, o solos. La comunidad se compadece tanto de la situación por la que pasan, que llegan a darles billetes de 50 pesos como limosna.

Algunos no requieren ayuda, sólo refugio, ya que portan vestimenta, aparatos tecnológicos, son apoyados por sus familiares que residen en Estados Unidos; comúnmente estas personas son cubanos. Mientras que los que sí carecen de recursos económicos deambulan en los cruceros, incluso en el de Prolongación Guerrero y Paseo Colón -se observó pidiendo dinero a un indigente, a un invidente acompañado de un familiar, a unos niños que solicitaban apoyo para jugar beisbol y a un grupo de africanos-.

Al menos 310 son refugiados en la Casa del Migrante AMAR, de esta cifra, 105 son africanos (entre hombres, mujeres, y niños, de Angola, Congo y Togo). Otro grupo más de dicha cantidad, 82 son originarios de Cuba, así como 37 hondureños y el resto divididos en venezolanos, nicaragüenses, brasileños, salvadoreños, peruanos, guatemaltecos y mexicanos; y sin contar los albergados en la Casa Nazareth, el albergue municipal y demás casas de asistencia.

Migrantes africanos, personas que piden ayuda para equipos de beisbol, otros que ofrecen espectáculos a cambio de una moneda y más, estaban casi en cada esquina.