El Mañana

martes, 23 de julio de 2019

Nuevo Laredo 12 enero, 2019

La Coronela, más que revolucionaria

Justo antes de su muerte decide hacer la donación de un terreno y dinero para la construcción de una escuela primaria, y además dotó a las aulas del mobiliario

La soldadera María de Jesús de la Rosa Lozano solía participar en los desfiles conmemorativos del 20 de noviembre en Nuevo Laredo.

4200

Por SANDRA JASSO

Su participación en la época de la Revolución Mexicana fue reconocida por la gente y la milicia, pero sin duda, María de Jesús de la Rosa conocida como La Coronela dejó un legado en beneficios de los niños en nuestra ciudad, hoy recordamos a la revolucionaria fallecida el 12 de enero de 1958 al conmemorarse 61 años de su muerte.

Raymundo Ríos Mayo, presidente de la Sociedad Histórica de Nuevo Laredo, informó que la participación y legado de La Coronela, originaria de Parras de la Fuente, Coahuila, nacida el 1 de enero de 1885, fue un personaje de importancia y se dice que su figura inspiró el corrido “Jesusita en Chihuahua” y el ballet “La Coronela”.

La veterana había contraído nupcias con el Capitán Primero de Caballería Felipe Garza Jasso, pero en 1915 durante un combate en Topo Chico durante la Revolución, fue abatido a los 47 años, La Coronela rescató la bandera de un batallón de coahuilenses cuando las balas del combate hicieron caer al abanderado.

“María de Jesús de la Rosa Lozano siempre fue fiel a don Venustiano Carranza hasta 1918, cuando decide radicar en Nuevo Laredo, Tamaulipas, donde siempre fue conocida como La Coronela”, comentó Ríos Mayo.
En un segundo folleto “Nuevo Laredo, sus personajes batallas y eventos durante la Revolución Mexicana”, escrito por el presidente de la Sociedad Histórica de Nuevo Laredo en noviembre del año pasado, incluye a la veterana, destacando su participación en las batallas y la donación del dinero para la escuela.

Solía participar en los desfiles conmemorativos del 20 de Noviembre siempre al frente y con la cabeza en alto; la revolucionaria era escoltada por militares reconociendo su valor heroico durante el movimiento de 1910.

Justo antes de su muerte decide hacer la donación de un terreno y dinero para la construcción de una escuela primaria que llevaría su nombre, pero además dotó de mobiliario a las primeras aulas de la institución ubicada en avenida General Reynaldo Garza entre las calles Francisco I. Madero e Independencia.

El licenciado Agustín Arriaga Rivera, de la JFMM, manifestó que María de Jesús de la Rosa Lozano viuda de Garza había llegado con un fajo de billetes que contabilizaba el total de dos mil pesos para contribuir para la edificación de la escuela.

“Un trágico día la valerosa soldadera muere durante un incendio a los 73 años de edad, así lo hace constar el acta de defunción número 071 de la Oficialía Segunda del Registro Civil, con quemaduras de primero, segundo y tercer grado”, refirió.

Detalló que el certificado fue expedido por el médico legista Mario Mena Treviño el día 1 de enero de 1958 a las catorce horas en el incendio de su casa de madera que estaba localizado al fondo de un terreno que ocupaba el edificio de la Unificación de Veteranos de la Revolución Mexicana en la calle Doctor Mier número 3903.

“El Licenciado José Richer Santos, Agente del Ministerio Público del Estado acudió a dar fe del cadáver, recibió comentarios en el sentido de que La Coronela se encontraba casi ciega, después del la inspección en el lugar, se dijo que probablemente se derivó por la lámpara de gas que utilizaba y al pasar a su lado se le incendió su vestido lo que le provocó diversas quemaduras en su cuerpo”, indicó.

Esto le habría provocado u shock traumático que le produjo al estar cubierta en llamas, factores que le motivaron su fallecimiento, el 16 de enero sus familiares Cecilia Acevedo, de 53 años, con domicilio en calle Bravo 1515, José Jasso, quienes dijeron ser sobrinos de la Coronela, habrían de reclamar sus bienes.

Había terminado la última batalla la revolucionaria de ojos azules y de baja estatura, durante su funeral civil y militar le rindieron los honores correspondientes, una de las últimas sobrevivientes de ese movimiento revolucionario que radicó en la ciudad.

“Fue sepultada en el lote destinado a los veteranos de la Revolución en el Panteón Municipal Antiguo ubicado en la Avenida Yucatán y calle Salinas Puga entre las calles Héroe de Nacataz y Simón Bolívar en la colonia Matamoros”, manifestó.

Los servicios funerarios se llevaron a cabo en la Funeraria Sánchez frente al panteón donde fue enterrada, el personal docente de la escuela primaria y los niños solicitaron la construcción de la lápida.

“La Coronela había dejado de existir, su funeral fue a las catorce horas del día 13 de enero de 1957 y el duelo se recibió en el Edificio de los Veteranos de la Revolución, organización integrada por 200 veteranoa; en ese entonces era el presidente el capitán Enrique Zamora Linares quien también era el comandante del Resguardo Aduanal Mexicano (RAM), el representante Juan Escamilla, jefe de la Policía.

En el funeral de la Coronela estuvieron presentes el doctor Jesús López Lira diputado constituyente y administrador de la Aduana, señor Antonio Arroyo Alba, secretario general de la JFMM y todo el personal administrativo.
“El ingeniero Jesús Ávalos Quiroz, director técnico de dicha dependencia, y representantes del cabildo de la ciudad, el capitán Juan Vargas Jarero, teniente Flavio de la Peña en representación de la Guarnición de la Plaza para rendirle honores”, concluyó Ríos Mayo.

DEJA UN GRAN LEGADO PARA LOS NIÑOS

En el 2010 fue develado el monumento de María de Jesús de la Rosa, con motivo de la conmemoración del centenario de la Revolución.
María de Jesús de la Rosa Lozano viuda de Garza, “La Coronela” (1885-1958).