El Mañana

jueves, 24 de enero de 2019

Global 22 enero, 2019

La desesperada búsqueda de un niño que hace 8 dias cayó a un pozo de 110 metros

Las horas pasan y el rescate del pequeño se vuelve más angustiante para sus padres y las autoridades

4200

Por Anónimo

La familia de Julen, de 2 años, reportó la caída del bebé alrededor de las 2 de la tarde del domingo (hora local) en la localidad de Totalán, cercana a la ciudad de Málaga, en el sur de España.

El pozo tiene unos 25 centímetros de diámetro y aproximadamente 110 metros de profundidad, lo que complica las labores de rescate.

Las autoridades confirmaron este miércoles que han verificado con pruebas de ADN que los restos biológicos recogidos del pozo el domingo son de Julen. Se trataría de “un poco de pelo”, según dijo un dirigente regional en una radio local.

Más de 100 personas trabajan en las labores de rescate del niño en la localidad de Totalán.

El padre, José Roselló, había pedido ese mismo día en declaraciones a los periodistas que no se dudara de que su hijo estaba en aquel agujero por el que él y su prima lo vieron caer.

El niño presuntamente cayó por accidente cuando pasaba un día con su familia en la finca del novio de la prima de su padre.

Los padres, que ya perdieron a otro hijo de 3 años en 2017, están “devastados” y recibiendo asesoramiento de un equipo de psicólogos.

El equipo de rescate consiguió introducir una cámara hasta 79 metros de profundidad, donde se encontraron con un “tapón” de tierra. Las imágenes permitieron ver una bolsa con caramelos y un vaso de plástico que serían de Julen.

Las autoridades esperan en que el bebé haya quedado a salvo en una cavidad, pero el tiempo se agota.

Tras excavar unos 60 centímetros, han optado por otra estrategia más rápida.

El pozo presuntamente carecía de señalización, según fuentes de la Guardia Civil citadas por el diario El País.

Perforaciones paralelas
Se está excavando un túnel paralelo al pozo y otro que lo interceptará de manera horizontal. Se prevé que ambos estén listos antes del viernes.

La empresa sueca Stockholm Precision Tools AB, que en 2010 ayudó a determinar la localización de los 33 mineros chilenos que habían quedado atrapados, está participando en la operación, según informó el diario El País.

“Lamí las paredes para sobrevivir”: Lukas Cavar, el estudiante olvidado por su grupo que quedó atrapado 60 horas en una cueva de EE.UU.

Los mineros que trabajan en los túneles fueron traídos desde Asturias, una región conocida por esta industria, y decenas de empresas han ofrecido su ayuda para ayudar a rescatar al pequeño.

En las labores trabajan unas 100 personas de los servicios de emergencia, bomberos, Protección Civil, del Equipo de Rescate e Intervención de Montaña (EREIM) de Álora y Granada, del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil, y trabajadores de empresas privadas.