El Mañana

martes, 23 de abril de 2019

Escena 28 marzo, 2019

La terrible agonía de Freddie Mercury

El cantante sufrió en privado los últimos años de vida a causa del sida, afirma Peter Freestone, ex asistente del cantante

4200

Por AGENCIA REFORMA

Los últimos años de vida de Freddie Mercury fueron terribles, dolorosos e injustos. ¿Para qué mostrarlo así en su película biográfica?, reflexiona Peter Freestone.

El que fuera asistente personal los últimos 12 años de vida del ícono del rock estará en México presentando la introducción de los shows The Legend of Queen, con fechas en Monterrey (29 y 30 de marzo), Guadalajara (11 de abril) y CDMX (Teatro Metropólitan, el 13 de abril).

“Entiendo el furor que se ha desatado por la película Bohemian Rhapsody, yo contribuí en ella con fotos y algunas consultas, y me da mucha alegría que Freddie siga presente en la vida de la gente, es un ídolo inolvidable.

“Si algo detestaba él, eran las especulaciones sobre su vida personal, y vivir sus dos últimos años, su enfermedad, fue terrible. Por eso no se cuenta en la película esa parte, ¿para qué? Era muy íntimo, muy de él”, afirma Freestone en charla telefónica desde Praga.

El también empresario y coleccionista destaca que tras el gran gozo de haber colaborado de manera trascendental con Mercury, le afectó mucho ser testigo de cómo el sida consumió de manera triste y dramática al ídolo musical, a quien más que su jefe, consideró un camarada y cómplice.

“Iré a presentarme con gusto, a recordar los buenos momentos con Queen. No sé qué diré, saldrán cosas del corazón, pero siempre recordaré con honor y mucho cariño a mi querido Freddie”.

En todo el tiempo que laboró con el músico que murió en noviembre de 1991 a los 45 años por una bronconeumonía, Peter aprendió plenamente música, arte y estilo de vida.

“Aunque se durmiera tarde, a la una o cinco de la mañana, siempre despertaba a las 9 y pedía su taza de té, pan tostado y mermelada. Por su herencia familiar, le gustaba la comida muy condimentada, pero nada picante. Detestaba el picante.

“Odiaba dar explicaciones de su estilo de vida y tenía un alto sentido del sarcasmo y de la ironía. A mí me tocó estar con él en sus últimos días, fue lo más duro que he vivido, y me tuve que preparar el funeral, realizar muchos trámites ¡Dios! Lo asimilé hasta meses después de que sucedió”, apunta.

Freestone, quien manifestó una devoción incondicional por el intérprete de “We Will Rock You” y “Love of My Life”, subraya que siempre guardará en secreto lo que sucedió en los últimos días de la vida de la estrella en honor a que Freddie no quería causar lástimas, rencores o especulaciones.

“Tuvimos cuatro años para prepararnos para su partida, y eso me enseñó que nunca nadie está listo para ver a una persona morir. Lloré mucho su pérdida, pero me alivié cuando se fue porque ya no estuvo sufriendo, vivió con dolor mucho tiempo”.