El Mañana

lunes, 23 de septiembre de 2019

Cultura 21 mayo, 2019

Libran impuestos foros capitalinos

foros de más de 100 localidades se les condonará parcialmente el pago: los que tienen entre 101 y 450 butacas gozarán de un 75 por ciento de exención, y pagarán sólo 2 por ciento del ISEP

4200

Por Reforma

Cd. de México (21 mayo 2019).- La exención del pago del Impuesto sobre Espectáculos Públicos (ISEP) a los espacios escénicos independientes y foros del Sistema de Teatros de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México encendió el debate en el gremio de las artes escénicas.

“La gente que gestiona o que va creando estas nuevas políticas, estas nuevas leyes, muchas veces no tiene idea de lo que conlleva montar un espectáculo”. Kerim Martínez, director del foro K-Oz
“Es muy difícil que el teatro y la danza, o sea, que los espectáculos que no son masivos, tengan un nivel de ganancia importante. Que no paguemos el Impuesto sobre Espectáculos Públicos los teatros pequeños me parece bien”.
Jessica Sandoval directora de Un Teatro

Si bien hay quienes consideran la medida como un paso importante en apoyo a manifestaciones como el teatro y la danza, otros la ven como inequitativa y hasta insuficiente en contraste con los diversos retos que se deben sortear.

“Para un espacio como Carretera 45, es una noticia que viene a caer en un momentazo, porque estamos trabajando ahora sin recurso alguno”, comparte a REFORMA Christian Cortés, director del espacio afincado en la Colonia Obrera, con 40 butacas y precios de taquilla que van de los 40 a los 120 pesos.

Según la resolución publicada en la Gaceta Oficial de la CDMX el pasado 7 de mayo, la exención total del ISEP -cuya tasa es del 8 por ciento del precio del boleto- está dirigida a todos los espectáculos de corte teatral con fines no lucrativos presentados tanto en los foros del Sistema de Teatros como en espacios culturales independientes, comunitarios y autogestivos, con un aforo máximo de 100 espectadores.

Cuando la capacidad del espacio supere esta cifra, se condonará parcialmente el pago: los que tienen entre 101 y 450 butacas gozarán de un 75 por ciento de exención, y pagarán sólo 2 por ciento del ISEP; mientras que, de 451 a mil asistentes, pagarán sólo el 50 por ciento, es decir, 4 por ciento del impuesto.

“Nos viene súper bien esta resolución tanto a nosotros como a los grupos que albergamos como compañías. Todo el sector escénico se ve beneficiado con esto”, añade Cortés.

“Lo veo en un sentido como una ventaja”, observó, por su parte, Jessica Sandoval, directora de Un Teatro, que tiene 76 butacas.
Sin embargo, la también coreógrafa estima que donde se requiere un apoyo mayor es en materia de difusión.

“No hay una buena difusión por parte del Estado ni de las instancias culturales para ver el tipo de arte que nosotros hacemos o que nosotros programamos”, apunta. “Hay un sistema que no está permitiendo la real presencia, visibilidad y desarrollo de los artistas de la escena”.

Por otro lado, el dramaturgo Víctor Weinstock, quien persigue la creación de una Ley General de Artes Escénicas de la mano de las comisiones de cultura en ambas Cámaras, postula que son necesarias medidas como reformar la legislación para que el boleto de teatro genere IVA, y así brindar mejores condiciones de inversión a los productores.

Asimismo, continúa, se deben ofrecer estímulos fiscales para que crezca la inversión no sólo en las producciones teatrales, sino en infraestructura. “Nos estamos quedando sin teatros”, lamenta Weinstock, para quien la resolución sobre el ISEP -impuesto que califica de “absurdo”- es desigual.

“Lo que está extraño de esta resolución es que no es equitativa y justa para todos; hay un escalón inexplicable. Tendría que ser un estímulo y no una condonación, para empezar, y tendría que ser igual para todos”, agrega.

El director escénico Arturo Sastré enfatiza que un porcentaje del ISEP había permanecido anulado varios años en el otrora Distrito Federal, por lo que la resolución, disfrazada de exención y descuento, termina impactando directamente a las finanzas de un negocio altamente riesgoso.

“Si el Estado no reconoce al sujeto (el gremio escénico) como una entidad sensible a la que se le tiene que subsidiar desde siempre, porque tiene muchísima competencia, porque tiene muy bajos ingresos, y porque no es un trabajo asalariado, fijo y continuo, entonces (la resolución) es criticable”, subraya Sastré, quien trabaja en la elaboración de una propuesta de ley para cobijar a artistas y productores de bienes culturales.

Finalmente, aunque la resolución en la Gaceta no los menciona, los foros del INBA y de la UNAM también se verán beneficiados en los mismos términos en función de sus boletajes, asegura el coordinador del Sistema de Teatros de la CDMX, Ángel Ancona, quien concuerda en que persisten menesteres en el gremio, como un programa de seguridad social para todo el artista escénico.

“La exención publicada responde a los análisis planteados en los múltiples foros sobre el proceso legislativo en curso, así como a las valoraciones que la Secretaría (de Cultura local) ha hecho en torno a la necesidad de respaldar que estos espacios tengan mejores garantías y condiciones de funcionamiento.

“Éste es el primer paso. Esto se puede mejorar, puede ayudar mucho a toda la comunidad teatral desde los chicos hasta los grandes. Poco a poco, es el primer intento”, celebra Ancona.