El Mañana

jueves, 19 de septiembre de 2019

Nuevo Laredo 1 septiembre, 2019

Los cines del pasado

De aquellos recintos de recuerdos sólo quedan viejos y derruidos edificios, testigos de una grandeza que se perdió en el tiempo

FOTOS: ALMA PIÑA/EL MAÑANA

4200

Por ALMA PIÑA

Actualmente en la ciudad existen cuatro cines, pero en la historia de Nuevo Laredo han pasado varias empresas cinematográficas, de las cuales algunas se convirtieron en edificios viejos que aún reflejan con anuncios de antaño que fueron un centro de entretenimiento.

Dichos edificios son nostalgia para muchos neolaredenses, que con una sonrisa en el rostro recuerdan alguna anécdota que vivieron en aquella vieja sala de cine.

Algunos muestran aún detalles de lo que un día fueron, como el Cinema Palacio, ubicado en la esquina de Mina y Morelos, el cual todavía cuenta con su nombre, y las pantallas donde se anunciaban las películas, aunque ya muy deterioradas por el paso de los años.

“Recuerdo que cuando tenía 16 años junté dinero para invitar a una chica al cine, fue en el Cinema Palacio donde tuve mi primera cita, mi primer beso, cada vez que paso por ahí lo recuerdo, fue en la década de los 70”, dijo Horacio Gómez, un neolaredense de 57 años.

Uno de los entretenimientos cinematográficos con más antigüedad, fue el Autocinema Serenata, ubicado en los kilómetros de Nuevo Laredo, el cual estuvo operando entre 1940 y 1970.

“Con tan solo 8 pesos por vehículo podía disfrutar toda la familia de una película, te llevabas palomitas y refrescos de casa, eran bonitos tiempos. Yo me acuerdo que tenía como 10 años cuando mis papás me llevaban con mis hermanos”, recordó con nostalgia Doña Eulalia.

Otro de los complejos cinematográficos es el Cine América, el cual contaba con un espacio para la presentación de artistas como Agustín Lara o Pedro Infante, ahora el edificio ubicado sobre la calle Dr. Mier, es ahora una tienda de cadena comercial reconocida a nivel nacional por vender artículos para el hogar, como electrodomésticos, muebles, incluso hasta motocicletas.

El Mañana trajo a Pedro infante para cantarle a las madres en su día, pero como mucha gente se quedó afuera, el ídolo salió hasta la plaza Hidalgo y les cantó a quienes no pudieron entrar.

Algunos edificios que eran salas de cine, no están en el abandono, algunos son ahora negocios, o iglesias, como el ya mencionado América, o el Cine Alameda, el cual es ahora también un negocio de cadena nacional.

“Cuando era un niño vivía a unas cuadras del Cine Alameda, y en las tardes me escabullía entre los pasillos del cine y me colaba para ver peliculas gratis, algunos de los empleados ya me habían cachado en mis travesuras, pero después me consintieron y ya no me decían nada”, compartió José Morales.

Los cines de ahora son muy distintos a los antiguos, ya que antes se distinguían por contar con tres salas, ahora son más de 5 para el disfrute de chicos y grandes.

El Cinema Palacio alguna vez fue familiar, aunque pocos se acuerden.

El Cine Juárez ha comenzado a derrumbarse, en la esquina de Aldama y Venustiano Carranza.

Del viejo edificio del Cine Juárez sólo queda la forma y hoy se cae a pedazos.

Una iglesia sustituye al Cine Samy Continental, muy elegante en aquel entonces.

El Serenata, quizá uno de los que más recuerdos trae a las viejas generaciones.

El América también fue teatro y cantó Pedro infante, que luego salió a la plaza Hidalgo a entonar unos boleros.