El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Global 18 julio, 2019

Marihuana, la droga más consumida: 192 millones de usuarios en el mundo

El 5.6 por ciento de la población de entre 15 y 64 años la consumen

4200

Por AGENCIAS

El Informe Mundial de Drogas 2019 reveló que 5.6 por ciento de la población de entre 15 y 64 años, es decir 271 millones de personas en el mundo, consume algún tipo de droga, y la que ocupa el primer lugar es la marihuana.

El representante de la oficina de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) contra la Droga y el Delito en México, Antonio de Leo, informó que 11 por ciento de los usuarios de sustancias, unos 31 millones de personas presentaron algún trastorno relacionado con el consumo.

En conferencia de prensa en la Secretaría de Salud para presentar dicho informe, detalló que la droga ilegal más consumida es la marihuana, con 192.2 millones de usuarios en el último año, es decir 3.9 por ciento de las personas de entre 15 y 64 años.

Añadió que en el último año, 34.2 millones de personas, equivalente a 0.7 por ciento de la población, usaron estimulantes de tipo anfetamínico en el último año; 18.2 millones es decir, 0.4 por ciento, usaron cocaína, y 34.3 millones de personas, que equivalen a 0.77 por ciento, usaron opioides.

El informe establece que la mayor parte de la heroína que se consume en Estados Unidos se produce en México, que está entre los países que cuentan con más hectáreas de cultivo de amapola, con 30 mil 600, y que 80 por ciento de los decomisos de esa droga en ese país se concretaron en la frontera con México.

En su oportunidad, la directora general de Atención y Tratamiento de la Comisión Nacional contra las Adicciones, Nora Frías, dio a conocer que la principal droga por la que se solicita tratamiento en los Centros de Atención Primaria en Adicciones es el alcohol, con 34.9 por ciento, seguido por la marihuana, con 30.9, y las metanfetaminas, con 14.2 por ciento.

El titular de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadis), Gady Zabicky Sirot, se pronunció por evitar criminalizar a los usuarios de droga y fortalecer los mecanismos de atención de quienes enfrentan ese problema de salud, por lo que impulsará un cambio de paradigma en la lucha contra las adicciones.