El Mañana

lunes, 22 de julio de 2019

Nuevo Laredo 12 mayo, 2019

Más frecuentes casos de bullying

Esta situación es muy preocupante, pues muchos padres han vivido en carne propia el acoso, sin saber qué decir y cómo actuar, afirma Fernando Ríos

El Comité de Participación Ciudadana alerta a los padres del acoso escolar en escuelas. FOTO: CORTESÍA

4200

Por EMMA TREVIÑO

Ante los constantes incidentes de acoso escolar (bullying) que se registran en las escuelas de educación básica, el Comité de Participación Ciudadana emite una serie de recomendaciones para que puedan identificarlo y actuar en favor de la víctima y el acosador.

“Parece que no, pero realmente son muy frecuentes los casos de acoso entre niños, y no es para menos, esta situación es muy preocupante, pues muchos padres han vivido en carne propia el acoso, sin saber qué decir y cómo actuar”, expresó Fernando Ríos Rodríguez, presidente del comité.

Explicó que el acoso escolar proviene de la palabra provid del vocablo holandés que significa acoso. El primero que empleó el término (bulliing) en el sentido de acoso escolar en sus investigaciones fue Dan Olweus, quien implantó en la década de los 70 en Suecia un estudio a largo plazo que culminaría con un completo programa antiacoso para las escuelas de Noruega.

Comentó que antes esta palabra era poco conocida o utilizada, pero en la actualidad es cada vez más común escucharla, debido al alarmante incremento en casos de persecución y agresiones que se están detectando en las escuelas, lo que lleva a muchos escolares a vivir situaciones verdaderamente aterradoras, es que ahora se está hablando más del tema.

“El acoso escolar (bullying) está presente en casi cualquier lugar, no es exclusivo de algún sector de la sociedad o respecto al sexo, aunque en el perfil del agresor sí se aprecia predominancia en los varones. Tampoco existen diferencias en lo que respecta a las víctimas”, expresó.

Indicó que por lo regular, el agresor acosa a la víctima cuando está solo, en los baños, en los pasillos, en el comedor, en el patio. Por esta razón los maestros muchas veces ni por enterados están.

Sin embargo, no se trata de un simple empujón o comentario, se trata de una situación que si no se detiene a tiempo puede provocar severos daños emocionales a la víctima, práctica muy común en las secundarias y preparatorias públicas o privadas del país.

Dijo que bullying ha roto barreras y ahora se usa la tecnología para agredir, utilizando páginas web, blogs o correos electrónicos.

Mencionó que hay diferentes tipos de acosos como: bullying sexual: es cuando se presenta un asedio, inducción o abuso sexual; exclusión social: cuando se ignora, se aísla y se excluye al otro; verbal: insultos y menosprecios en público para poner en evidencia al débil; psicológico: en este caso existe una persecución, intimidación, tiranía, chantaje, manipulación y amenazas al otro; físico: hay golpes, empujones o se organiza una paliza al acosado.