El Mañana

martes, 18 de junio de 2019

Nacional 31 mayo, 2019

México ocupa primer lugar mundial… con más especies en peligro de extinción

En México hay 49 especies extintas, entre las que se encuentra el lobo mexicano y 475 en peligro de extinción, como el ajolote

4200

Por INFOBAE

CIUDAD DE MÉXICO.- La rica diversidad en flora y fauna que brinda las diferentes características de las zonas del país hacen que México posea una rica diversidad, sin embargo actualmente se incrementó la alerta debido a la rápida extinción de diversas especies, quedando a la cabeza de una penosa lista a nivel mundial. Se coloca incluso por encima de otros países como Indonesia, China y hasta Estados Unidos.

Aunque la crisis de la biodiversidad mexicana se ha enfocado en la situación crítica que enfrenta un puñado de especies (como el jaguar o la vaquita marina), México tiene un problema mucho más grave.

Según cifras de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (analizadas por Alpha Travel Insurance) en México hay 665 especies amenazadas, que van del estado “crítico” al “vulnerable”. De todas estas, 71 especies son aves, 96 mamíferos, 98 reptiles, 181 son especies marinas y 219 son anfibios.

En segundo lugar se encuentra Indonesia, con 583 especies amenazadas, seguido por Madagascar, India, Colombia, Estados Unidos, Ecuador, China, Brasil y Perú (ver gráfica). En total son 27,000 las especies que enfrentan un riesgo de extinción en el planeta, es decir, el 27% de todas las especies de las que tiene conocimiento el ser humano.

México, un país que antes se jactaba de la riqueza de su biodiversidad, padece las consecuencias de darle luz verde a los programas de deforestación más agresivos del mundo. Gran parte de sus bosques y junglas han sido destruidas para cederle el terreno al sector agrícola, erradicando a su vez los hábitats naturales de miles de especies.

La caza furtiva, el crecimiento de las zonas urbanas, la contaminación ambiental, el transporte aéreo y el calentamiento global son otros factores que han influido sobre el colapso de la vida animal en nuestro país.

La vida silvestre es un recurso vital desde el punto de vista ecológico, cultural, económico, político, recreativo y científico. A pesar de ello, en las últimas cuatro décadas el hombre ha llevado a muchas especies y ecosistemas al borde de la desaparición.

En fechas recientes hemos visto el problema de la contaminación por plástico que, según estimaciones de organizaciones internacionales, es tan grande que es como “vaciar un camión de basura al mar cada minuto”.

En algunos casos están bien documentados los organismos extintos: por ejemplo, la foca monje del Caribe y el pájaro carpintero imperial que vivía al oeste de México, la especie más grande de su tipo y que por sobreexplotación de los árboles y la caza desapareció.

Otro ejemplo es la vaquita marina, uno de los mamíferos más amenazados del mundo. Su limitada distribución geográfica (de apenas unos cuatro mil kilómetros cuadrados, en la parte alta del Golfo de California), las bajas tasas reproductivas y mortalidad derivada de la pesca la mantienen en la clasificación de especie en peligro de extinción.

Lázaro Guevara, investigador del Instituto de Biología (IB) de la UNAM indicó que para muchos es un “muerto viviente”, pues son tan pocos los individuos que quedan, que asegurar su supervivencia es un reto sin precedentes. Según el último censo había menos de 30 individuos en estado silvestre, y “como sabemos, la vaquita sólo habita en el Golfo de California; si muere, desaparece del planeta.

“Este cetáceo ha sido víctima colateral de la pesca legal e ilegal de totoaba –pez también considerado en peligro de extinción–, que se comercializa con países asiáticos por las propiedades curativas y afrodisiacas que se le confieren; la vaquita marina queda atrapada en las redes de los pescadores y muere ahogada”, dijo Guevara.