El Mañana

miércoles, 20 de marzo de 2019

Nacional 1 enero, 2019

Mineras no respetan ni a los muertos

La industria minera no respeta ni a los muertos. A unos tres kilómetros del río Bravo, cerca de Piedras Negras, un cementerio fue partido y las tumbas removidas

4200

Por Daniel Rosas

PIEDRAS NEGRAS.- La industria minera no respeta ni a los muertos. A unos tres kilómetros del río Bravo, cerca de Piedras Negras, un cementerio fue partido y las tumbas removidas, para abrir el camino a los camiones que transportan minerales extraídos al lecho del río San Rodrigo.

“Las tumbas están llenas de polvo gris, los árboles se secan, no hay respeto para nadie, el río ya no tiene casi agua”, expusieron vecinos del Ejido El Moral, durante la reunión de sociedad civil en el taller regional “Industrias Extractivas: Transparencias e impactos socio ambientales”, de la iniciativa EITI, realizado en Piedras Negras.

María Teresa Gutiérrez Haces, representante de la sociedad civil e investigadora del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, manifestó su sorpresa al ver el daño ocasionado a la ecología e incluso a algo tan simbólico para los mexicanos como es un panteón.

Según los Amigos del Río San Rodrigo, éste desembocaba en el Bravo con un gran cauce; sin embargo, ahora debido a una presa que consideran ineficiente y a la explotación de material pétreo, esta zona ha sido devastada ecológicamente.

“Aquí no respetan a nadie, ni a los vecinos, ni a los árboles, tampoco al panteón, ni los muertos”, comentó Víctor Aguirre, miembro de la Asociación Civil Amigos del Río San Rodrigo.

“Ya se ha denunciado ante Conagua, y ante las mesas de Gobierno Abierto, supuestamente está tomando cartas en el asunto Conagua y Profepa, pero no ha hecho nada. Conagua tiene la facultad para cancelar las concesiones, pero no lo hace. Aparentemente, la concesión que dieron tiene defectos serios, pero no quieren exhibirse. El problema es la corrupción que hay en el fondo”, señaló Jesús Efraín Gómez Sosa, también miembro de Amigos del Río San Rodrigo.

El recorrido fue realizado por miembros de la sociedad civil, grupos ambientalistas e investigadores provenientes de estados como Coahuila, Nuevo León, Chihuahua y de la Ciudad de México.