El Mañana

miércoles, 23 de octubre de 2019

Nuevo Laredo 16 septiembre, 2019

Mueren 3 en espera de un nuevo riñón

La falta de cultura de donación condena a la mayoría de personas enfermas que sobreviven apenas gracias a hemodiálisis, diálisis peritoneal y automatizada

Unas 240 personas reciben hemodiálisis, diálisis peritoneal y automatizada. FOTO: EMMA TREVIÑO/EL MAÑANA

4200

Por EMMA TREVIÑO

En Nuevo Laredo al menos 500 personas esperan un transplante de riñón; cada mes mueren tres en espera de este órgano.

Tal es el caso de don Ismael, quien perdió la vida hace un par de semanas en la larga espera de un donador cadavérico que nunca llegó. En su caso, aguardó más de 10 años, junto a su inseparable esposa.

“Yo no fui compatible con mi esposo y como no tuvimos hijos, las posibilidades de cambiar su vida se redujeron un donador cadavérico, pero tampoco llegó”, expresó María Pérez.

Al igual que a nivel nacional, el riñón y las córneas son los órganos más demandados, sin embargo hay pocos donantes, pues en su mayoría se obtienen de gente que fallece.

Así como Ismael, Arcelia Mendoza, de 45 años, es una de 500 en espera para un trasplante de riñón, de más de 14 mil mexicanos de una lista a nivel nacional; su vida depende de este órgano y no hay donadores.

Como ella, en el IMSS hay alrededor de 60 personas que esperan a un donador, es la única esperanza que tienen para salvarse. El año pasado, 15 pacientes fallecieron en la espera de este preciado órgano.

Alejandro Soto Villa, director del Hospital del Seguro Social, dijo que para el instituto es preocupante esta enfermedad, ya que podría aumentar dado que la principal causa para desarrollar insuficiencia renal es la obesidad que ocasionan la diabetes y la hipertensión arterial, ya que ocho de cada 10 personas tienen incipientes problemas renales y no lo saben.

En el IMSS, alrededor de 240 personas reciben tratamiento de hemodiálisis, diálisis peritoneal y automatizada para ayudar al riñón en la función que ya no hace, que es eliminar los productos de desecho y líquidos de la sangre, así como las sustancias tóxicas como consecuencia de la acumulación de toxinas, que de no recibirlas sería la muerte para estos pacientes.

Este año sólo se ha logrado trasplantar a tres, uno no tuvo el éxito que se esperaba, ya que su organismo rechazó el órgano y volvió de nueva cuenta a la lista de espera.

CIRUGÍA DE TRASPLANTES DE CÓRNEAS

En el caso del Hospital General Solidaridad lo que más hay son donación de córneas, este año se han trasplantado a seis y cuatro más permanecen en lista de espera, uno de ellos, 17 años.

“Aquí lo que realizamos es trasplante de córneas, de riñón, cuando llegan a salir un paciente se canaliza a un tercer nivel, siempre y cuando éste sea canalizado por el nefrólogo, el último caso que tuvimos fue el año pasado”, expresó Raquel Daniela Núñez, urgencióloga y coordinadora del programa Donación de Órganos y Tejidos con fines de Transplante.

Destacó la importancia que los neolaredenses se interesen más en ser donadores de órganos y tejidos, ya que la lista de espera es bastante larga, siendo las más largas las de riñón y de córneas.

Y la única manera de ayudar a estos pacientes a recibir un órgano es a través de la donación, como consecuencias de enfermedades comunes.

Reconoció que una sola persona donadora puede salvar hasta siete vidas e incluso más ya que hay muchos órganos y tejidos como córneas, riñón, pulmón, hígado, piel, huesos, entre otros.

“Pero al final es la familia la que decide qué órganos donar de su ser querido, pero obviamente hay condiciones, ya que en el caso de los órganos y tejidos, las córneas, y piel puede ser un paciente muerto por cualquier cosa, en caso de órganos, de ser muerte encefálica”, explicó.

Ante la falta de donadores de órganos, la doctora exhortó a la población a informarse y salven vida, acudiendo al Hospital General “Solidaridad”, en donde se les orientara que hacer para formar parte del Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra).