Cancun pierde turismo y millones de dolares por COVID-19

Este año las playas de Cancún, celebran su cincuenta aniversario sin el sonido de la fiesta que las caracteriza y su gente abarrotada en busca de diversion.
lunes, 25 de mayo de 2020 · 10:47

Cancún, La visión para la industria hotelera no podría ser más deprimente de un mundo de habitaciones que llega a las 36 mil espacios, sólo están ocupadas 700 y solo por personal esencial. No por turistas.

Este año las playas de Cancún, celebran su cincuenta aniversario sin el sonido de la fiesta que las caracteriza y su gente abarrotada en busca de diversion.

La contingencia por Covid-19 ha convertido ah Cancún, punto turístico del país en un desierto y las pérdidas alcanzan, estiman autoridades locales de millones de dólares.

Tambien te puede insteresar: https://elmanana.com.mx/deslave-autopista-saltillo-coahuila-por-fuertes-lluvias-video-youtube/

Esta industria hotelera no podría ser más desolador: de un mundo de habitaciones que llega a las 36 mil tan solo en esta ciudad, sólo están ocupadas 700 y eso, por personal esencial. No por turistas. Y menos, por estadounidenses, británicos, rusos y japoneses que por excelencia desfalcan sus bolsillos en diversión pura.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=WfDWrpRE24A[/youtube]

En Plaza Forum, el lugar donde se concentran los bares Hard Rock y Coco Bongo, hoy no están ni una de las 10 mil personas que pueden
llegar a concentrar en una sola noche. Las cintas amarillas con la frase “precaución” son la constante en uno de los lugares donde
los spring breakers habitualmente llegan a dejar sus billetes verdes.

Las playas con agua color turquesa están totalmente en calma y sus accesos han sido bloqueados.

Playa Delfines es una de ellas; este lugar de libre acceso hoy es resguardado hasta por diez policías para evitar
que los “necios” intenten entrar a bañarse.

El boulevard Kukulkán, la única vía de entrada y salida a la Zona Hotelera, también luce diferente.
Esta vialidad en un día sin cuarentena se recorre hasta en hora y media, pues la afluencia de turistas que entran y salen en autobuses, camiones, combis y autos particulares, generan un extremo tráfico.

Por ahora solo es cuestión de minutos poder recorrerla y queda la esperanza de que sus días de gloria vuelvan con mas fuerza.