Migración

Regresan a abuelita migrante de 93 años que había logrado cruzar el Río Bravo

La abuelita migrante, Trinidad Tábora, que escapó de la muerte por la violencia en Honduras, no logró el asilo político ante el gobierno de Estados Unidos. Ahora tendrá que esperar en Reynosa, Tamaulipas para un nuevo intento de emigrar
martes, 4 de mayo de 2021 · 21:37

La abuelita migrante Trinidad Tábora y su hija, que huyeron de las masacres en Honduras, su tierra natal y decidieron viajar a Estados Unidos en busca del "sueño americano" arriesgando su vida en las aguas dell Río Bravo fueron devueltas a México.

Las autoridades de migración de Estados Unidos no se conmovieron ante los argumentos de la anciana y su familia para ser aceptados bajo la figura de asilo político y poder ser acogidos por ese país.

El fin de semana, las fotos de la abuelita se viralizaron a través de las redes sociales en donde se podía apreciar a la anciana cargada por sus familiares en las aguas del Río Bravo.

Abuelita migrante viajó desde Honduras

La anciana venía viajando desde Honduras y era acompañada de su nieta y bisnietas. Trinidad Tábora emprendió el la riesgosa aventura junto a junto a un grupo de centroamericanos que también bsucaban llegar a Estados Unidos.

El grupo logró cruzar por la Frontera Chica de Tamaulipas y llegar a Roma, Texas.

John Moore, un fotoperiodista que acompañaba al grupo fotografió el cruce de Doña Trini por el Río donde con su cámara registró momentos de solidaridas de los migrantes, quienes se turnaban para cargar a la abuelita y a su silla de ruedas y pertenencias, cuando era imposible que pudiera circular.

Abuelita migrante

Con una balsa inflable y arriesgando su integridad física, lograron llegar a territorio estadounidense y cuando sintió pisar tierra firme la mujer alzó las manos en señal de triunfo y agradecimiento.

La anciana llevaba consigo su silla de ruedas ya que por su avanzada edad, tiene problemas de movilidad.

El plan original de Doña Trinidad, la abuelita migrante, era reencontrarse con su nieta que radica en Nueva Jersey, pero ante la negativa del asilo, autoridades migratorias la regresaron a Ciudad Reynosa, Tamaulipas, donde se encuentran en espera de otra oportunidad para volver a cruzar por el Río Bravo o una nueva resolución de su petición migratoria.