El Mañana de Nuevo Laredo

10 octubre, 2020

Agonizan negocios en los alrededores de estadios de futbol


Agonizan negocios en los alrededores de estadios de futbol
Mientras que algunos ya cerraron sus puertas, otros más luchan por mantenerse.


Por EFE


Compartir esta publicación

Los comercios de los alrededores de los estadios de fútbol ya acumulan siete meses sin público, sin clientes regulares y prácticamente sin turistas, lo que provoca que la situación sea dramática y empeore día con día.

Así lo relatan los comerciantes del barrio de les Corts, afuera del Camp Nou de Barcelona, muy preocupados por la viabilidad de sus negocios. “Seguimos abiertos para aguantar el negocio, solo para eso. Aguantaremos hasta que vuelvan a abrir la puerta. Más del 80% de las compras de nuestro negocio las hacen los turistas. Ahora estamos fatal, ingresamos el dinero justo para pagar el alquiler”, explica Osmán, responsable de ‘El Original Store’, una tienda de souvenirs del Barcelona.

TE PUEDE INTERESAR: Segunda oleada de Covid-19 golpea fuerte a Europa

En la misma línea se expresa Josep, responsable de ‘Blaugrana Outlet’, otro negocio de las mismas características ubicado en la misma calle: “Es una ruina. Aquí al lado tenemos la parada del metro y antes muchos turistas pasaban por delante para llegar al Camp Nou. Ahora no pasa nadie y ya estamos en octubre y esto cada día va a peor. Es un drama. Las pérdidas son del 99%. Aunque pueda volver a haber público a medio plazo, aún no habrá turistas y aquí el que compra es el turista. Si no hay un cambio de chip nadie va a aguantar”.

Otras tiendas de souvenirs de la misma calle y del resto del barrio permanecen cerradas, quién sabe si definitivamente o a la espera de tiempos mejores. Tampoco se ha salvado de las crisis el Hotel NH Barcelona Stadium, ubicado a escasos 100 metros del Camp Nou, el cual está también provisionalmente fuera de operaciones.

La situación de los restaurantes no es mucho mejor: “Estamos facturando un 50% menos de lo que lo hacíamos antes de la pandemia. En la previa de los partidos de fútbol aquí venía siempre el grupo de animación de los Dracs, el cual también acudía antes de los partidos de las secciones y eso nos daba mucha vida entre semana”, dice Hernán, propietario de El Rellotge, un pequeño bar de los alrededores.

Ante esta caída de los clientes que acuden a los bares para ver el partido del Barcelona por televisión Hernán, propietario del Copán de Travessera, decidió darse de baja de la plataforma de pago. “Cuando regresó La Liga después del confinamiento intenté incentivar que viniera la gente del barrio al Copán anunciando que daría el partido por televisión, pero no dio resultados”, explica resignado. “Lo que hago ahora para sobrevivir es abrir más horas entre semana. Abro antes y cierro más tarde”, añade.

En los días de partido, el Copán cuadriplicaba la caja de un día normal y eso sucedía, por lo menos, dos veces al mes.

Nadie sabe cuándo será posible el retorno del público a los estadios. Podría ser a partir de este mismo mes de octubre con un 30% de aforo en los partidos de Champions League si las autoridades sanitarias lo permiten, las previsiones del club son que haya un 25% de aforo en diciembre y un 100% en febrero.


Compartir esta publicación

Crisis deporte


Más noticias