El Mañana

viernes, 24 de mayo de 2019

Nacional 21 febrero, 2019

Niña hallada en un tambo murió de hambre y de frío

Karla y Rutilo no daban de comer a Jade y la dejaban dormir a la intemperie; Brenda, mamá de la niña, “nos la dejó desde el 8 de enero”, afirman los acusados

4200

Por El Universal

Acolman, Méx.— Durante ocho días, Karla y Rutilo mantuvieron el cadáver de una niña de cuatro años dentro de un tambo de plástico, a la que, aparentemente, dejaron morir de hambre y frío.

La madrugada de ayer, cuando la pareja de 25 y 34 años, respectivamente, pretendían sepultar de manera clandestina el cuerpo de la menor en un predio de El Paraíso, fueron detenidos por elementos de corporaciones mexiquenses que realizaban recorridos de vigilancia en el municipio ubicado en el nororiente del Valle de México.

De acuerdo a lo que contaron los dos acusados a los oficiales que los arrestaron, Brenda, la madre de Jade, nombre de la pequeña, se las fue a dejar a su casa el pasado 8 de enero porque no quería hacerse cargo de ella.

Brenda, quien según los imputados es menor de edad, es amiga de Karla Magdalena y le dijo que ya no podía cuidar a Jade. Se la dejó y no la volvieron a ver.

La pareja tampoco quería la custodia de la infante y para demostrar su malestar con la madre, maltrataron a Jade e hicieron todo lo posible porque la estancia de la niña en su casa no fuera placentera.

Antes de ser trasladados ante el agente del Ministerio Público, Rutilo y Karla Magdalena les narraron a los elementos de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México y de la Secretaría de Seguridad estatal, que integran el Grupo Táctico Operativo (GTO) Tecámac, que no le daban de comer a la niña y para castigarla, la dejaban dormir a la intemperie sin cobijas para taparse.

Trágico fin. El martes 12 de febrero la pequeña Jade ya no resistió las condiciones en las que vivía y murió por frío, contaron Karla Magdalena y Rutilo a los policías mexiquenses.

Después de que falleció la niña, la pareja introdujo el cadáver en un tambo de plástico azul y le echaron cal y tierra para que no despidiera malos olores y alertara a los vecinos de que algo malo ocurría.

La madrugada de este miércoles, ocho días después de que mantuvieron el cuerpo en esas condiciones, Karla Magdalena y Rutilo quisieron deshacerse de la evidencia que los inculpaba.

Subieron a un “diablito” el tambo azul en el que estaba Jade para sacarlo de su morada y enterrarlo en la colonia El Paraíso. Llevaban consigo una pala para cavar un hoyo y ahí meter el cadáver de la niña.

Cuando se dirigían a ese punto fueron vistos por los miembros de las corporaciones mexiquenses, quienes descubrieron lo que estaba en el interior del recipiente.

Intentaron huir, pero los policías se los impidieron. Luego confesaron ante ellos lo que habían hecho. Los dos acusados enfrentarán ahora el delito de feminicidio.

Los restos de Jade fueron trasladados al Servicio Médico Forense para que los peritos de la FGJEM efectúen las pruebas que determinen las causas de su muerte.

Las autoridades ministeriales también buscarán a la madre de la niña o a sus familiares para que confirmen la versión que dieron los acusados del crimen.