El Mañana

viernes, 24 de mayo de 2019

Laredo Texas 15 marzo, 2019

¡No al muro!, alzan voz ambientalistas

Ana Quesada demandó un estudio ambiental para determinar si el muro afectará a la comunidad

Ana Quesada demandó un estudio ambiental para determinar si el muro afectará a la comunidad.

4200

Por FRANCISCO DÍAZ

LAREDO, TX.- ¿Cuál emergencia? Esta fue la pregunta que lanzaron ayer decenas de ambientalistas y líderes de la comunidad al presidente Donald Trump, quien declaró emergencia nacional en la frontera para justificar la construcción de un muro.

“Estamos reunidos aquí para hacer llegar el mensaje a Washington de que no hay una emergencia en la frontera, esa declaración es una falsedad para justificar los recursos que necesita el Presidente para construir un muro”, dijo Tricia Cortez.

La directora ejecutiva del Centro Internacional de Estudios del Río Grande encabezó una manifestación pacífica en el Parque los Tres Laredos, en la orilla del río Bravo, en la que participaron decenas de ambientalistas, oficiales electos, estudiantes y hasta dueños de tierras en la frontera con México.

Ana Quesada, ambientalista y presidente de la Asociación de Bienes Raíces en Laredo, lamentó que el gobierno federal viole los derechos de los ciudadanos para decidir si el muro es una buena idea o no y para ello se necesita un estudio y seguir un proceso.

“Tenemos derecho a saber si algo nos puede afectar y tenemos derecho a decidir lo que pase en nuestra comunidad, por eso pido el apoyo de nuestros oficiales electos para que exijan un estudio ambiental”, afirmó.
Joseph Hein, dueño de un rancho en los límites entre Zapata y Webb, cuestionó la declaración de emergencia del presidente Trump.

“Aquí no hay ninguna emergencia de seguridad, yo voy a mi rancho en la orilla del río Bravo tres o cuatro veces por semana, llevo a mis hijas conmigo y jamás hemos sentido miedo o sufrido un incidente ocasionado por migrantes o contrabandistas”, indicó.

Agregó que la fauna silvestre, incluida la cría de caballos que tiene, sufrirá severos daños por la construcción de un muro que les impedirá tomar agua del afluente natural.

Arturo Domínguez, agente aduanal de Laredo, dijo que en lugar de un muro lo que se necesita en Laredo es más infraestructura, más personal y equipo para hacer más eficiente el cruce de mercancías, esta es la verdadera emergencia y no la que declaró el Presidente.

Mercurio Martínez III, regidor de Laredo, acudió para declararse en contra de construir un muro, porque en su opinión lastimará profundamente las relaciones de amistad y comerciales con México.

El comisionado del Precinto 1 en Webb, Jesse González, también habló en contra de la valla y se pronunció a favor de un muro virtual con más tecnología para vigilar la frontera como sensores, cámaras y drones, además de más personal para la Patrulla Fronteriza y para otras agencias de la ley.

“Estamos aquí frente al río Bravo, frente a nuestro vecino Nuevo Laredo y desde aquí le preguntamos al Presidente dónde está la emergencia, no vemos ninguna”, afirmó Cortez.