El Mañana

miércoles, 17 de julio de 2019

21 abril, 2019

‘No dijeron nada, entraron y empezaron a matar’: testigo de ataque en Veracruz

El ataque ocurrió en el municipio de Minatitlán y duró unos 20 minutos

Un grupo de mujeres en el lugar del crimen, en Veracruz. FOTO: CUARTOSCUSO

4200

Por EL PAÍS

Trece personas —cinco mujeres, siete hombres y un menor de edad— murieron este viernes en el ataque de un grupo armado a una fiesta privada en Minatitlán, un municipio en el sur del Estado mexicano de Veracruz, según han informado las autoridades locales. Otra víctima del ataque murió horas más tarde, de acuerdo con la prensa mexicana, y hay además tres heridos, según un comunicado que han emitido las autoridades estatales.

Los hechos ocurrieron a las nueve de la noche en una región petrolera duramente golpeada por la delincuencia organizada. Testigos señalaron a la prensa local que unos hombres armados entraron en una fiesta privada que se llevaba a cabo en la palapa (restaurante) La Potra, ubicada en la colonia Obrera del municipio. En el lugar había unas 50 personas, invitadas a una celebración de cumpleaños, donde bailaban al ritmo de música en vivo de un cantante local. Un grupo de mujeres que estaban en la fiesta relataron que al menos seis hombres jóvenes entraron en el local con armas de gran calibre. Los atacantes ordenaron a los asistentes que se tiraran al suelo y los masacraron. El ataque duró al menos 20 minutos, según los testigos. “No dijeron nada, solo entraron y comenzaron a matar. Sentimos como que nunca iba a acabar. Fue una roseadera de balas. La gente ya estaba muerta y ellos seguían dándoles, incluso al bebé”, relataron. Las autoridades no han informado sobre las causas de este tiroteo.

La información oficial cuenta que los agresores irrumpieron en el local preguntando por una transexual conocida como Beky y los asistentes intentaron impedirles la entrada, por lo que fueron atacados a tiros. Beky, que falleció en el ataque, es la propietaria de un bar ubicado en el municipio de Minatitlán, según ha informado la policía local a la agencia AFP. El Gobierno ha desplazado al Ejército mexicano, a la Marina y a la policía estatal, quienes han montado un operativo para dar con los autores del ataque. De momento no hay ningún detenido.

La ciudad de Minatitlán, donde se asienta una refinería, ha sido golpeada por la violencia en la última década. Aquí el principal delito que se comete es el secuestro, siendo los directivos de la empresa petrolera, doctores, maestros y ganaderos las principales víctimas. Nicolás Reyes Álvarez, alcalde de la localidad, dijo que aprovechará la visita que el presidente, Andrés Manuel López Obrador, hará a Veracruz el domingo para solicitarle que “se incrementen de manera urgente las medidas de seguridad y de ser posible que Minatitlán sea blindada por las fuerzas federales de la Guardia Nacional”.

El Gobierno afirmó en un comunicado “que las fuerzas federales se encuentran desde el primer momento en apoyo de las instancias estatales, desplegando un operativo de búsqueda y captura de los responsables”. Manuel Guzmán Susunaga, director de Seguridad Pública Municipal de Minatitlán, evitó dar declaraciones sobre los hechos, al ser cuestionado por periodistas locales, mientras que el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez, dijo que la masacre no quedará en la impunidad. “Desde las primeras horas sostuve reuniones con las fuerzas de seguridad del Estado y federales, con la firme convicción de dar con los responsables y hacer prevalecer el Estado de derecho. Estamos comprometidos en regresar la tranquilidad a los veracruzanos”, afirmó en un comunicado.