El Mañana

miércoles, 18 de septiembre de 2019

Nuevo Laredo 14 junio, 2019

No logran desacelerar el sobrepeso infantil

Consideran en esta frontera alrededor de 26 mil niños y jóvenes, de nivel primaria y secundaria que sufren un grado de obesidad

4200

Por AGENCIAS

En los últimos 12 años, en Nuevo Laredo no se ha logrado desacelerar el sobrepeso y obesidad infantil ante el desinterés de los padres por darles una buena nutrición a sus hijos, declaró Juan Hinojosa, coordinador de Nutrición de la Jurisdicción Sanitaria 5.

Se considera que en esta frontera alrededor de 26 mil niños y jóvenes, especialmente de nivel primaria y de secundaria sufren un grado de sobrepeso y obesidad. “Aquí tenemos la muestra, sólo tenemos en consulta nutricional cinco menores, uno de 8 años, tres de 7 años y uno de 11 años, todos con obesidad, el resto de los niños sus padres no acuden o no buscan ayuda, pese a que aquí en la Secretaría de Salud es gratuita con el Seguro Popular”, expresó.

Hinojosa dijo que los padres no han dimensionado lo importante que es la alimentación y el peso de los niños: “En general no se le ha dado la importancia que debería, cuando llevar una mala alimentación provoca todas las enfermedades como diabetes, hipertensión, obesidad”.

Reconoció que no sabe en qué se está fallando, pues la promoción y estrategias para desacelerar la obesidad infantil y juvenil es constante e incluso se visitan las escuelas para orientar a los estudiantes, padres y maestros. “No sé si sea por parte de los padres de familia si están consumiendo mucho si están bien o están mal o si aún falta más información que existe la orientación y no se les cobra por parte del Seguro Popular ya que contamos con muy pocos niños”, declaró.

Otros de los factores que considera que influyen en esta problemática de salud pública, es que los dos trabajan y no hay tiempo para prepararles los alimentos, y una de las formas más rápidas que existen es darles dinero para que compren alimentos, pero lo que hacen es comer productos chatarras.

Dijo que el problema no es que se consuma fritos o tacos sino la frecuencia con que lo hacen, por lo que recomendó ayudar a los menores comprando los alimentos necesarios, especialmente frutas y verduras para que las consuman en casa, y agua natural.