El Mañana de Nuevo Laredo

9 marzo, 2020

Nuevo Laredo es Territorio Apache


Eran cazadores y casi nómadas, recorrían grandes distancias en busca de animales de caza.


En el tratado de Guadalupe-Hidalgo en 1848 se firma y acuerda México y Estados Unidos se repartían a los apaches en sus territorios; esta acción hizo que se dispersaran

Por Sandra Jasso


Compartir esta publicación

Escogí en el calendario el mes de marzo para dedicarlo a nuestros mayores: los indios americanos. Abril lo dedico a los líderes apaches, están en el proyecto y sus creencias, informó Heriberto Galván Franco, ex catedrático de escuelas superiores.

Heriberto Galván Franco, ex catedrático de escuelas superiores.

Los nativos en América del Norte, dijo, tuvieron una vida casi nómada, poco conocida por las nuevas generaciones y se establecían siempre en zonas donde existiera agua y mantenían una cultura singular con sus tiendas en las grandes llanuras que conocían a la perfección.

El nombre apache se cree proviene del lenguaje zuñil donde se usaba el vocablo ‘apachu’ que significa enemigo, los indios de esta tribu se autodenominaba ‘inde’, lo que se traduce como la gente, y se dividían en apaches de llanuras, apache occidental y apache oriental.

“Los que vivían en Canadá y llegan a Estados Unidos al seguir a los búfalos fueron además de los apaches los Kikapúes, Sioux, Dakotas, Cheyennes, Cherokees y Navajos, por mencionar algunos, y todos tenían sus creencias, su lenguaje, idiomas, cantos de los indios entonadas por sus hijos”, destacó Galván Franco, también licenciado en Filosofía.

Explicó que esto va dentro proyecto del calendario, destacó lo importante de tener en claro las creencias de los apaches, los que vivieron en Estados Unidos desde tiempos remotos.

Narró que defendieron las grandes llanuras naturales y destacaron por ser guerreros poderosos, en especial el Este de Arizona, Nuevo México, Texas, noroeste de México, ocupando los estados de Sonora, Coahuila y Chihuahua.

“Nosotros no lo tenemos tan claro porque a veces no hemos respetado y vemos que en Canadá y Estados Unidos existen reservaciones, algunos de los primeros que se encontraron con ellos fueron los españoles en el siglo XVI en lo que hoy son tierras estadounidenses”, indicó el ex catedrático.

Agregó que los apaches tuvieron fuertes enfrentamientos con los colonizadores españoles y otras etnias vecinas, estas luchas por lo regular eran a muerte, hasta que llegó el exterminio y su rendición fue inevitable en 1886 y vivieron bajo vigilancia militar.
La etnia de apaches llegó a tener hasta tres mil personas que también estaban establecidos en tierras mexicanas y tenían como particularidad su vestuario, maquillaje y tatuajes.

“Tenían su propio lenguaje o su idioma y en la aldea ellos se entendían perfecto, fueron sociedades que existieron”, manifestó.

La tribu de los apaches pertenecía a un conjunto de lenguas atabacanas meridionales dividida en regiones, esto daba la oportunidad de diferenciarlas de otras y se comunicaban unas con otras.

“Su ropa variaba según la zona donde estaban y los materiales eran pieles de animales que cazaban y comían como la del venado, conejos, pescado, aves, osos, nada se desperdiciaba, de ahí obtenían la proteína”, comentó.

Confeccionaban su ropa a mano luego de curtirla y lograban obtener la dureza y resistencia de la prenda por mucho tiempo como la del venado, conejos, aves, osos y complementaban su alimento con la recolección de frutillas silvestres”, comentó.

Respetaban la naturaleza, pero en especial a los lobos y pocos portaban la piel por ser considerada una prenda de honor en sus cabezas como tocados y hombros, además de adornos de erizos que lucían en el cuello, bíceps, tobillos decoraciones o penachos con plumas de aves como el águila, y tejían cestos.

Las mujeres usaban túnica y falda, los hombres trapos en una pieza rectangular de piel con símbolos para cada prenda como el sol, la luna o las estrellas y como calzado los mocasines y botas largas también confeccionadas en pieles de animales y la decoraban con huesos y madera; cuando iban a la guerra utilizaban pectorales de hueso.

Los arcos estaban hechos con madera de morera silvestre, en ocasiones con tendones de animales, las flechas con caña obtenida en las orillas del río con puntas de obsidiana, las lanzas tallo seco de cactus sotol.

“Sus canciones algunas no son las originales de generaciones ya muy pasadas, las siguen cantando, son réplicas utilizando sonidos vocalizaciones fuertes y prolongados”, contó.

Como creencias, los apaches occidentales tenían ritos de sanación y un gran respeto por la medicina natural que aplicaban a sus enfermos.

“En el tratado de Guadalupe -Hidalgo en 1848 se firma y acuerdan México y Estados Unidos repartirse a los apaches en sus territorios, esta acción hizo que se dispersaran, sobrevivieron en las zonas desérticas hasta llevarlos casi al exterminio”, finalizó Galván Franco.

Los Sioux era otra de las tribus indígenas dominantes de las grandes llanuras.
La tribu Cherokee era también muy respetada y conocida por su fiereza.
Por su ferocidad, los Cheyennes eran temidos en toda norteamérica.
Los Kikapúes son una tribu que aún existe en la región, cerca de los dos Laredos.


Compartir esta publicación

Más noticias