Actividad paranormal

Se le aparece el charro de negro en la colonia Hipódromo en Nuevo Laredo

Esta historia le ocurrió a un hombre hace como 30 años en calles de la colonia Hipódromo, muy cerca de la Secundaria Técnica 57. Una madrugada al regresar a su trabajo se le apareció el charro negro
miércoles, 27 de octubre de 2021 · 11:06

 NUEVO LAREDO.- Halloween será este domingo, y luego el martes 2 de noviembre, el Día de Muertos y las leyendas de actividad paranormal no paran. En Nuevo Laredo hay muchos relatos de fantasmas, apariciones y almas en pena. Esta historia le ocurrió a un hombre hace como 30 años en calles de la colonia Hipódromo. Una madrugada al regresar a su trabajo se le apareció el charro negro.

El hombre relata que fue en 1991, luego de una reunión con compañeros de su trabajo, en la que convivieron. Cuando el festejo terminó, él se dirigió a su casa. Bajó de su camioneta, cerca de la Secundaria Técnica 57 y al caminar, escuchó los pasos y el relinche de un caballo. Pensó que tal vez se le había salido a alguien de por el sector, así que caminó hacia el lugar de los ruidos.

Conforme avanzaba, se escuchaba más fuerte, pero aún no veía nada. Cuenta que eran como las 2 de la mañana y hacía frío.

De pronto, asegura frente a él estaba un caballo negro, hermoso, así lo describe el hombre, grande, imponente y sobre él, un hombre vestido de charro, elegante, igual, majestuoso. Su traje tenía oro y plata.

TENÍA CURIOSIDAD

Dice, que con algo de miedo le preguntó al hombre sobre el caballo que qué hacía a esas horas y si necesitaba algo. Pero no le respondió nada, su rostro no se notaba pues lo tenía hacia abajo. Asegura que cuando pudo acercarse más, vio que los ojos del caballo estaban rojos, como si fueran unos focos. Entonces volteó a ver al hombre de nuevo y noto que su cara era una calavera.

El hombre, que aún vive en la colonia Hipódromo, cuenta que sintió mucho miedo y empezó a correr rumbo a su casa, pues todo lo que había caminado lo alejaron de ella.

De inmediato le habló a sus familiares y les contó con mucho temor lo que había pasado. Todas las personas se quedaron asombradas de saber lo que había ocurrido. Se sintió un frío muy intenso y de nuevo los ruidos volvieron. Aquel charro negro estaba afuera de la casa del hombre. Ahí, todos lo vieron y empezaron a rezar hasta que desapareció de sus vistas.

EN PARRAS

Pasaron unos meses y el hombre viajó a Parras, Coahuila. Dice que una noche familiares que viven en esa comunidad empezaron a contar historias paranormales. Uno dijo que vio un charro negro montado en un caballo. Entonces el señor de la colonia  Hipódromo de Nuevo Laredo sintió bastante frío, pues no sólo a él, sino también a familiares de otra ciudad les pasó lo mismo.

Su cuerpo empezó a temblar de miedo, pues de nueva cuenta, sólo que ahora en  Parras escuchó los pasos del caballo y su relinche. Dice que se asomó por la ventana, y sí, estaba justo frente de él.

LA LEYENDA

Según la leyenda cuenta que un hombre lleno de avaricia quería tener fortuna, por lo que vendió su alma a lucifer. Logró poder, fama y que mucha gente estuviera con él. Compró una hacienda y se llenó de lujos, pero con el paso del tiempo se fastidió de todo lo que tenía, por lo que en su rancho mandó a colocar cruces para evitar la presencia del diablo, pero cada noche era inevitable que sufriera por aquel pacto que hizo. Dicen que tomó unos costalitos con monedas de oro y se fue en su caballo, pero el diablo lo encontró y por no respetar el trato, el diablo decidió llevárselo, pero lo que su pena ahora vaga en todo México.

Esta historia ocurrió en la colonia Hipódromo en Nuevo Laredo, el charro negro se le apareció a un hombre, cerca de la Secundaria Técnica 57.