HAY PROBLEMAS POR TODA LA CIUDAD

Un Nuevo Laredo destrozado, legado del Municipio

Quedan sólo 15 días y es poco tiempo para reparar hundimientos como el ubicado en el Parque Mendoza, escuelas dañadas y calles en mal estado
jueves, 16 de septiembre de 2021 · 08:50

Le restan sólo 15 días a la actual administración, por lo que le dejará graves problemas -que no podrán resolverse en ese lapso- al Ayuntamiento entrante.

Uno de ellos, el hundimiento registrado frente a la Comapa el 6 de agosto, justo en el estacionamiento del Parque Narciso Mendoza, en el que no se ha observado ni a personal de Obras Públicas, ni del organismo paramunicipal haciendo reparaciones.

Las escuelas dañadas es otro de los asuntos que no se logrará resolver, pues a casi cuatro meses de la tromba que azotó en la ciudad aún hay centros educativos con techumbres caídas, maleza crecida, sin energía eléctrica, entre otros detalles que no se han podido subsanar debido a la falta de recursos, pero sobre todo apoyo de la autoridad.

Además de eso, hay cientos de calles que requieren de una repavimentación total, y baches que tienen una eternidad o que son tapados pero en menos de una semana vuelven a brotar.

Uno de los ejemplos están sobre la Eva Sámano al circular de norte a sur; también la Viena, entre Independencia y Gutiérrez, son calles que verdaderamente requieren de una atención inmediata, pero las voces de los vecinos no han sido escuchadas.

Ciudadanos han protestado en presidencia municipal cuestionando el destino de los 3 mil 500 millones de pesos anuales del presupuesto, que no se han visto reflejados en la ciudad, pues consideran que durante los últimos cinco años Nuevo Laredo ha estado en total abandono.

Además, colonias enteras constantemente reclaman la falta de alumbrado público o una pronta solución a drenajes colapsados, por lo que sus habitantes deben soportar por semanas y hasta meses fétidos olores.

El próximo 30 de septiembre, la administración que presidió Enrique Rivas Cuéllar tendrá su final, pero no el más feliz para los neolaredenses, pues la ciudad, con cada bache, con cada hundimiento, dio un grito de auxilio que no ha sido atendido y a días de concluir su gestión, es evidente que heredará un gran cúmulo de problemas al Ayuntamiento entrante.

Durante los últimos años fue reprobado por los ciudadanos en la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana, pues en promedio 7 y hasta 8 neolaredenses consideraban al gobierno municipal inefectivo para atender problemáticas urbanas, pues el Inegi midió la percepción ciudadana también en materia de baches y alumbrado, reprobando en todos los rubros anteriores.