Coronavirus

Migrantes deportados por Estados Unidos a Ciudad Juárez tienen COVID

Los diagnosticados fueron puestos en un hotel de la región para empezar su curación
jueves, 30 de septiembre de 2021 · 11:25

Alrededor de un 20% de los migrantes deportados por la patrulla fronteriza de Estados Unidos a través de Ciudad Juarez, revelaron tener covid-19, por lo que deben ser aislados y tratados por la enfermedad.

El delegado de Bienestar en Chihuahua, Juan Carlos Loera, reveló los datos de los migrantes recién llegados, quienes fueron puestos en cuarentena para verificar si tienen algún síntoma de covid, aislar a los que sí y darles seguimiento para no convertirse en un foco de infección.

En los albergues de Ciudad Juarez hay alrededor de 800 migrantes actualmente; la mayoría insiste en realizar su paso a los Estados Unidos a pesar de haber sido deportados. 

Loera explicó distribuir a los afectados, 680 en un centro de recepción, otros 120 en un hotel que sirve como filtro preventivo para evitar más casos de covid en el grupo.

Problema creciente con los migrantes

Indicó ofrecer con este programa albergue y comida gracias al apoyo de la Secretaría de la Defensa Nacional, e incluso realizando acciones que le corresponden al Estado.

Actualmente los albergues federales están rebasados por la afluencia de migrantes haitianos en la región, suponiendo un problema cada vez más incontrolable para las autoridades. 

La Ley de Protección y Apoyo a Migrantes para el Estado de Chihuahua indica en su artículo 9 el deber de fomentar y establecer albergues de atención a los migrantes, así como proporcionar alimentación, alojamiento, vestido, asistencia jurídica, de orientación social e incluso servicios de transportación.

El delegado de Migración, el general Pedro Alcalá se reunió los integrantes de la Mesa para la Construcción de la Paz la pasada semana, explicando el deber del programa de protección y rescate al migrante.

Por estos motivos, la atención a migrantes con diagnóstico de covid-19 en Ciudad Juárez es un problema social cada vez más preocupante en la franja fronteriza del norte del país.

Jesús García