El Mañana

jueves, 19 de septiembre de 2019

Nuevo Laredo 9 septiembre, 2019

Olvidan lo humanitario, prefieren vender sangre

Donar sangre por humanidad es un valor que se ha perdido.

4200

Por EMMA TREVIÑO

“Se necesita sangre O negativo”, “Urgen cuatro donadores y plaquetas A positivo, se dará gratificación”, son sólo algunas de las publicaciones en redes sociales en la que los familiares de los pacientes buscan con urgencia sangre para su familiar, pero sin éxito alguno.

La sangre es sinónimo de dinero, al menos en la frontera, si no es para donarla a un familiar amigo, la gente prefiere cruzar a Laredo, Texas, y vender el plasma por la que llegan a pagar de 35 a 50 dólares.

“Definitivamente, si la sangre no es para un familiar mío, prefiero ir a Laredo, allá al menos me dan algo por mi plasma, aquí no, y ese recurso que me dan lo uso para pagar mi escuela”, expresó Cynthia Contreras, quien desde hace casi un año y medio, cruza a la vecina ciudad para ganarse dólares y seguir estudiando.

En cambio para Aracely Hernández, de 40 años, fue toda una odisea poder conseguir donadores, simplemente no llegaron pese a que publicó en las redes sociales la urgencia de cuatro unidades de sangre y cuatro plasmas, por lo que a su familia no le quedó de otra que pagar por ella.

Aracely comentó que recurrió a familiares, amigos, y aunque algunos acudieron no pasaron la larga lista de requisitos que tiene el IMSS para aceptar la sangre y el plasma; esto fue lo que la animó a publicar en las redes sociales la necesidad de sangre, y a cambio de ello, recibieron una gratificación.

“Mi familia estaba bien preocupada porque me operan este martes de la tiroides, pero como no veíamos respuesta, publicamos de la gratificación y fue como nos llegaron las personas”, dijo, pues en Monterrey le exigen estas unidades de sangre y plasma para que en caso de necesitarlas la tenga disponible.

Aunque los Bancos de Sangre en Nuevo Laredo aseguran que no hay escasez de sangre, poder conseguir una unidad es una gran odisea para el enfermo y sus familiares, ya que nunca hay disponible, por lo que siempre terminan por dar gratificaciones para salir del apuro.