Pasadizo secreto

Parque y museo “La Mantequera”

viernes, 22 de octubre de 2021 · 08:08

Los neolaredenses ven con incredulidad como el paso del tiempo está terminando con un histórico sitio al poniente de la ciudad, apreciar de igual modo, que nadie hace algo por rescatar y devolverle a su pueblo este ya emblemático espacio, ahora para el esparcimiento familiar, por esto, bueno sería el crear ahí y… ¿por qué no?, el parque y museo “La Mantequera”.
Después de la decada de los años setenta los neolaredenses vieron cómo poco a poco y ante el cierre total de dicha empresa, denominada Hidrogenadora Nacional, de ser ese potencial generador de empleo y economía, fue pasando al total abandono.
Recordar sus épocas de gloria, cuando el bullicio día a día se hacía ahí presente, ese famoso pitido que a las 12:00 del mediodía alertaba no sólo a los obreros o personal que ahí laboraba, sino por igual a la ciudadanía para apurarlos mentalmente al recordarles sus quehaceres, sí que es emocionante.
Pareciera raro, pero hasta esos olores desagradables que emanaban de dicha fábrica al procesar sus productos, hoy y al ser parte del pasado, de esas cercanas colonias ya hasta mucho se extrañan, más que detestarlas.
Sin embargo, esas nostalgias entre los nuevos ciudadanos, o ya no son de interés por no haberla conocido funcionando, o a falta de trasmitir esas historias de esa otrora industria, está quedando prácticamente en el pasado.
Es por esto que y como un recuerdo y reconocimiento a esa gente de antaño, a esos sus extrabajadores, a ese importantísimo centro laboral, el procurar rehabilitar dicho espacio sería algo más que fabuloso, así permitirles rememorarla nuevamente, pero de otro modo a ellos como obreros, oficinistas, ingenieros, en sí, a todos los que de cierto modo tuvieron que ver con el trabajo y labor que ahí desempeñaban.
Que este proyecto, sirva asimismo para la creación en esas antiguas instalaciones de la aún hoy conocida como “La Mantequera”, de un parque en donde predominen infinidad de árboles, arbustos con jardines y flores, que contara con pistas para patinar, andar en bicicleta, correr y hasta bancas para descansar.
Crear un museo en donde exhiban todo lo que aun está ahí entre esas paredes, de igual modo lo que la gente pueda aportar, esos artículos, al tenerlos bajo su resguardo, al ser de su propiedad.
Construir un teatro para las actividades culturales, un museo del niño, para el esparcimiento de la niñez y juventud de Nuevo Laredo, pequeñas explanadas con chorros de aguas saltarinas para el deleite de sus visitantes.
Llevar a cabo paseos con guías para que expliquen las diversas áreas y labores que en dicha fábrica ahí se desempeñaban, conocer su historia, crear un aviario, y al saber que las vías pasan por ahí, promover paseos en tren o exhibirlos para que la gente los conozca como eran por dentro y por fuera.
 “La Mantequera” tiene todo el espacio más que suficiente para renacer, para crear ahí muchos de estos espacios turísticos, históricos, recreativos, culturales.
No está por demás el mencionar que el estado de Nuevo León cuenta con un parque denominado Fundidora, en donde existió precisamente la fundidora de acero más importante de todo México.
Y en la cual y ante su cierre, antes de pensar en derrumbarla, en darle punto final a esa histórica fuente de trabajo de los antepasados, “sembraron” en ella esa ilusión de ofrecerles a sus ciudadanos y a sus visitantes, un espacio más que agradable y de esparcimiento en donde todas las familias acudan a disfrutar de sus añejas, pero bien cuidadas instalaciones para al mismo tiempo remembrar su historia.
Así y con el impulso de varios empresarios, las mismas autoridades de Nuevo León, hicieron realidad dicho centro recreativo pensando antes que nada en el bienestar ciudadano.
Entonces, ¿qué falta para emular al Parque Fundidora del estado vecino de Nuevo León? ¿Qué se necesita para impulsar este aún terreno lleno de historia? ¿Qué se requiere para ya y de una buena vez, comenzar a crear e idear todo o parte, de estas ideas y anhelos que han circulado tan sólo por las mentes de muchas generaciones de ciudadanos y residentes de Nuevo Laredo?
Es el momento de rescatar este sitio del total abandono, es necesario y, a través de este histórico monumento, darles una mejor niñez a los hijos de Nuevo Laredo, a las familias residentes de aquí, incluso a muchas ciudades vecinas.
Ser ese generador nuevamente de turismo, ser como atractivo, ese impulsor de economía que atraiga a los restaurantes, a los hoteles, a Nuevo Laredo mucha más riqueza.
Hay que considerar que el tiempo sigue su rumbo y que este edificio necesita ya más que la atención de sus propios ciudadanos, rescatarlo, solicitárselo de una manera legal al nivel de gobierno que pertenezca, si es de particulares, crear un comité o sociedad que lo administre, permitir ¿porqué no?, hasta el construir una concesionaria hotelera o restaurantera que financie dicho espacio turistico.
Existen muchas maneras de poder levantar este lugar, puede hasta formar parte de “Estación Palabra” y del Archivo General del Municipio como un complejo único y completo, que englobe al mismo tiempo una gran variedad de atractivos para residentes y visitantes.
Las nuevas generaciones de jóvenes tienen muchas ganas de crear progreso y economía en Nuevo Laredo; la muestra es tantos y tantos establecimientos gastronómicos, creativos que por todos los rumbos se están viendo.
Entonces, no hay que truncarles esas ideas, no se le pueden cerrar las puertas a las ganas que ellos tienen por darle otro rumbo a la imagen y comercio de esta frontera.
Por lo que apoyarlos brindándoles mejores espacios históricos, turísticos y atractivos es el deber ser de todos como ciudadanos o autoridades de todos los niveles de gobierno, entonces hay que actuar ya para rescatar esa famosa “Mantequera” antes de que ese ímpetu de la juventud caiga, antes de que comiencen a “derrumbar” esas ilusiones.

Otras Noticias