El Inquisidor

Estadista y políticos de nuevo cuño

martes, 23 de noviembre de 2021 · 08:59

El político piensa en la próxima elección, el estadista en la próxima generación
Otto Von Bismarck.- estadista y político alemán.

Mucho revuelo entre propios y extraños generó la visita pasada de nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador a la reunión trilateral de los países miembros del Tmec, México-EU- Canadá.
No es para menos, México no les ha pedido nada a las potencias del norte, a pesar de que el FMI les renueva las líneas de crédito, México está generando políticas públicas fuera del orden establecido, políticas/políticas que siempre marcó la agenda de los poderosos a los países satélite o en subdesarrollo, lo que ha valido el atraso de los pueblos de Latinoamérica.
AMLO les enmendó la plana y les dijo claramente que dejaran de seguir con la política del gran garrote y del uso de la fuerza para impulsar sus economías, les dijo que se requiere trabajo conjunto, que el capital per se no es sinónimo de una nación poderosa, no basta si no produces tus necesidades y no controlas tu mercado interno.
Les recordó que hace 30 años China producía el 1.7% del mercado mundial y América del norte el 16%, actualmente los ha superado, produce el 14.4% mientras los tres países andan en el 13%; de persistir esta tendencia  y no tomar medidas económicas, para 2051  generará el 48% de la producción mundial y las tres naciones  sólo un 12%.
Les dio la solución y es realizar el modelo de sustitución de importaciones, les pidió sacudirse mitos sobre la migración, ellos carecen de mano de obra y México y Latinoamérica la tienen de sobra, cuentan también con todos los recursos naturales, por ello les habló de una integración, al estilo de la Unión Europea, sólo que de América.
México dejó de ser una marioneta de los gringos,  gobernada por politiquillos aspiracionistas, pegados a la tierra de escaso desarrollo intelectual y hambre de dinero, producto de un sistema corruptor, que se vio humillado por las burradas cometidas por el “comes y te vas”, el “haiga sido como haiga sido” y el “faltan 3 minutos para aterrizar, no menos 10 minutos”.
AMLO causó una verdadera conmoción y les dio el remedio y el trapito, de hecho ya los americanos venían observando los avances de la reforestación  de las primeras  575 mil hectáreas  de un millón de  árboles frutales y de maderas preciosas en varios estados del país, con un doble propósito, económico y de reforestación.
15 proyectos estratégicos que detonarán la economía y traerán un efecto multiplicador de inversión, aeropuerto de Santa Lucía, refinería Dos Bocas en Veracruz, Tren Maya (turismo), Tren México-Toluca (movilidad urbana), ampliación obras de la línea 12e, corredor transítsmico que permitirá flujo de mercadería interoceánica ganándole la partida al Canal de Panamá, Caminos Rurales de mano de obra (fomento de producción).
Agréguenle el plan de reconstrucción por sismos en todo la zona sísmica, el plan de rescate de zonas marginadas, la modernización de refinerías, la modernización de CFE, creación de 100 universidades e internet para todo el país.
Sobre todo lo que ha sentado un precedente mundial el hacer partícipe a las Fuerzas Armadas en la construcción de la infraestructura nacional; ello implica poner a trabajar a miles de soldados que aparte de cuidar el orden institucional, contribuyen al desarrollo nacional.
Sin embargo… existen miles de politiqueros brincando como chapulines de partido a partido, de cargo a cargo, que no distinguen de ideología, sólo buscan su interés personal, ni idea tienen de lo que es un estadista. Los encontramos en los gobiernos municipales, de los estados, síndicos, regidores y diputados, pura escoria social que vive pegada como lapa a los cargos y a los gobiernos.
No aportan nada, viven como si la tierra no los mereciera, en las nubes, fuera de la realidad, unos tratando de emular la nueva política presidencial sin comprenderla; vimos el ridículo enorme de Ricardo Anaya, pretendiendo hacerla de político social, descubriendo y propalando a viento y marea cómo vive un mexicano, a qué hora se levanta y el tiempo que trabaja para subsistir; sólo burlas y desprecio logró.

Otras Noticias