Selva urbana

No la van a librar

domingo, 28 de noviembre de 2021 · 09:12

No se equivoquen racita, lo de los 60 días para denunciar a los bandidos del ayer, de querellar a las ratas de La Yunta pasada, es sólo para que estos cacos sean llamados a cuentas, sobre todo para que se defiendan, que capoteen todos los piojos que les están cargando, que se echen Asuntol para tumbarse los chatos que les están trepando, que comparezcan para tirar su verbo.
El 30 de noviembre, no significa que si el nuevo gobierno burricipal no denunció nada hasta esa fecha (lunes 29 de noviembre serían los 60 días de la nueva administración sumándole las 31 fechas de octubre), entonces ya se salvaron Enriquecido Rovas y toda la bola de cacos.
¡No!, aún les espera el fresco bote, uno o más de ellos van a tirar tiempo a la sombra, mascar barrote, irán a chirona.
Hay mil razones para no dejarles la vida en paz, nada de gozar la riqueza de nuestro dinero (manejaron o manosearon más de 16 mil 500 millones de pesos, no es cualquier bicoca, ninguna baba de perico).
Así que vamos empezando a encuerarlos, diremos del por qué hay que meterlos al tambo.
Heredaron más de 300 millones de pesos de deuda al nuevo gobierno, al pueblo en sí, de hecho, es mucho más, pero ya saldrá todo, ya que no hay papelito certero o preciso para saber que hicieron y que no.
O mejor dicho, hay algo, pues se encontraron 2 mil 500 cajas -pelillos más, pelitos menos- con documentación del gobierno anterior, pero hay que ver que contienen que sí pueda ayudar a sumar y restar.
La pasada administración municipal clavó en dos domicilios privados, totalmente ajenos al gobierno municipal, o sea, documentos oficiales escondidos en propiedades particulares, desde ahí, ya apesta a suciedad, así que ya se imaginarán la calidad de estos tipos.
Documentación que debe alcanzar para ver cómo es que estos infames heredaron una deuda de 98 millones de pesos en 123 obras públicas en proceso, las dejaron sin el recurso (la marmaja) para pagarse, lo cual ni de broma puede hacerse, ni es legal.
Jales indebidamente transferidos al nuevo gobierno.
Nada de que; “que are el buey que venga atrás”.
Además de 97 millones 726 mil pesos, en dizque adeudos a proveedores, bastantes de ellos no legales, arreglos y componendas bien chuecos, sin el debido proceso que marca la ley a un gobierno para llevar a cabo tales contratos o compromisos de lana.
Rentaron maquinaria pesada indebida, sin licitarse, sin concursarse, hicieron ilegales adjudicaciones directas.
Transas, trastupijes y pingües negocios, pues contrataron bienes y servicios profesionales (dizque cursos al personal, supuestas capacitaciones “por internet”, compras checoslovacas y demás mariguanadas).
Todas operaciones indebidas, ilícitas, incurriendo en delito tanto los servidores públicos, como -posiblemente- los particulares que participaron en esas danzas de billetes, a sabiendas de precios inflados, ridículos (por muy onerosos, nada lógico entre lo que se ofrece y lo que se supone que se pagó o se adeuda por tal bien o servicio).
ROBARON A PARTICULARES
Incluso se jodieron a los comerciantes, pues a proveedores y contratistas no les pagaron antes del 30 de septiembre lo cual no obliga al nuevo gobierno a cubrir tales pasivos, no hay porqué reconocer tales contratos del ayer, como es que así será, este nuevo Ayuntamiento no aceptará mucho o todo de lo que se supone que se adeuda pasado.
Y peor aún, “de buena fe” les firmaron unos papelitos balines llamados “Actas de Reconocimiento de Adeudos”, para burlarse aún más de proveedores y contratistas, pues un volante de lucha libre tienen más valor, porque cuando cambia una administración a otra, ya no valen tales papeles (papeles los que andan haciendo los perjudicados para tratar de cobrar).
En muchos de los adeudos no se cumplieron los requisitos que marca el artículo 93 de la Ley de Adquisiciones del Estado de Tamaulipas.
Faltan archivos físicos y electrónicos o digitales, faltan bienes muebles como son las flotillas de autos, maquinaria pesada, camiones y muebles grandes de trabajo, motocicletas y hasta bicicletas.
Ni se digan generadores, tuberías, sistemas hidroneumáticos, minisplits, ¡de tocho morocho!
Y computadoras, escritorios, mesas, libreros, pantallas, monitores, “cerberos”, en sí, toda la tecnología y mobiliario de valía.
Dejaron pasivos indebidos e ilegales, como se supone a Tecolotes y a Setasa o Veolia, (esa es otra historia, lo de estas dos “cuerditas” sí que se cuecen aparte).
Ni que decir de una Real Fuerza de Aviadores, tan es así que ya van 554 dados de baja, “gente” que ya no se presentó a cobrar, no se duda de que eran ellos mismos con otros nombres o sus familiares, sus queridas y aventuritas.
Cada secretario de gabinete, jefe o director de departamento, anotó una bola de vividores para cobrar esos sueldos, quedárselos y engordar sus ingresos personales.
“NO HAGAS COSAS BUENAS…
…Que parezcan malas”, volvemos al tema de proveedores y contratistas, a comerciantes particulares, muchos de ellos inocentes, pero otros definitivamente que incurrieron en contratos ilegales, que para la ley y la justicia, apestan a leoninos, donde se ven beneficios para los corruptos y ratas funcionarios públicos del gobierno de Enriquecido Rovas, pero también para los propios modernos fariseos que firmaron y entraron en tratos comerciales con la administración burricipal 2016-21.
Sin duda que al nuevo gobierno se le dificultará no meter en el ajo a esos particulares que consciente o inconscientemente incurrieron en delito, porque el desconocimiento de la ley, no te exime, no te disculpa de la responsabilidad que conlleva participar en algo ilegal o ilícito.
Roberto Herrera Juárez, Carlos Germán de Anda Hernández, Ireri Calderón y Enrique Álvarez Del Castillo Rojas, Tesorero, titular de Obras Públicas, Secretaría de Administración y Contralor Municipal, respectivamente, entre otros recientes funcionarios de primer nivel, en sus comparecencias ante cabildo, efectuadas este último mes, hicieron ver cómo es que el anterior gobierno trastocó el dinero del pueblo, manoseó el erario, ensució y dispuso del tesoro de la ciudad.
MUCHOS EN EL AJO
Es así que los alcachofas Enriquecido Rovas y Veturro Sanmugrel, con el caudal bandido de síndicos (o cínicos), de rugidores, secres de gabinete, directores, subdirectores o jefes de área, todos fueron perversos, criminalmente malignos, se enriquecieron a más.
Pero no hay crimen perfecto, pues ya dijimos, intentaron borrar evidencia, pero torpemente, pues algo de esta apareció.
No habían dejado cuadernillos, actas, oficios, manuales, controles, expedientes y ¡Ni madre de papelería! sobre su actuación, de su administración y gobierno.
Fue que rascándole aquí y allá, se logró saber que hubo una nómina pagada correspondiente a la segunda quincena de marzo pasado (San Mugrel, entró por Rovas desde el 5 de marzo de este 2021, o sea, es suya esa paga, la misma es de 20 millones de varos.
Para que el lector se dé una idea, baste decir que ahora, en el pago de la segunda quincena de octubre del 2021, ya con la nueva administración, esta cubrió 17 millones 559 mil y pelos de pesos en salarios, o sea, 2 millones 441 mil pesos menos que aquella segunda paga de marzo.
Ya los dejamos en paz estimados lectores, sólo les decimos que de ninguna manera, estos crápulas, estas sapas desgraciadas y estos batracios tan infames, estos sanababiches huérfanos, estas lacras desvergonzadas, estos hamponsísimos luceros, deben salvarse de ir a visitar el apando, de ser enchiquerados con “El Uyuyuyuy”, “El Lloraras” “El Prieto Caquino”, “El Príncipe Maya…tex” “El 12 (pulgadas)”, “El Cuarta Y Jeme”, “El Casco Nazi” y “El Cara De Papa”.
Y deseamos encarecidamente que se les caiga el jabón en las mazmorras y se tengan que agachar por esa pastilla de “Rosa Venus”.
Feliz domingo para toda la gente decente y noble de nuestro pueblo, no así para “Los Bandidos de Río Frío”.

Otras Noticias