Mirador

Mirador

jueves, 10 de junio de 2021 · 08:29

Este santo se llama San Simeón el Estilita.
Se llama así porque pensó que el contacto con los hombres le enturbiaría el alma. Hizo construir entonces una alta columna en cuya parte superior clavó una plataforma de madera. En ella, apartado del mundo, vivió los años de su vida, si es que a eso se le puede llamar vivir.
Cuando murió pidió ser admitido en el Cielo, pero fue rechazado: se le dijo que la salvación se obtiene sólo a través de nuestro prójimo. Tampoco se le recibió en el purgatorio. Y el infierno le cerró sus puertas por temor a que inficionara con sus ideas a los condenados.
Ahora San Simeón vive sobre su columna en medio de la nada, si es que a eso se le puede llamar vivir. Está muerto. Siempre estuvo muerto.
¡Hasta mañana!...

Otras Noticias