Mirador

Mirador

sábado, 18 de junio de 2022 · 00:00

Aquel hombre sabio oyó la palabra “pobreza”.
Se sonrió con desdén.
Oyó la palabra “enfermedad”.
Se mantuvo tranquilo.
Escuchó la palabra “sufrimiento”.
Y siguió sereno, sin dar ninguna muestra de temor.
Pero luego oyó pronunciar otra palabra.
Esa palabra era “soledad”.
Y entonces, el hombre sabio se echó a temblar
¡Hasta mañana!...

Otras Noticias