Economía sin fronteras

La autonomía del banco central

jueves, 2 de junio de 2022 · 00:00

La inflación, que es la condición económica que define los aumentos sostenidos y generalizados en los precios, es competencia del banco central. Constitucionalmente, el Banco de México es la institución encargada de atender la inflación. En Estados Unidos, también, la Reserva Federal es la que constitucionalmente debe atender el tema de la inflación. Ambos, el Banxico y la Fed, son entidades independientes del Gobierno, aunque sus representantes son propuestos por el Presidente.
En México, la gobernadora Victoria Rodriguez Ceja fue propuesta por el presidente Andrés Manuel Lopez Obrador y sustituyó a Alejandro Díaz de León, quien fue elegido por el presidente Enrique Peña Nieto y ratificado por el Senado. A su vez, De León fue sucesor de Agustín Carstens, quien fue nominado por el presidente Felipe Calderón, y así sucesivamente. Generalmente los integrantes del Banco de México, sobre todo los gobernadores, provienen del servicio público en el Gobierno en turno.
El 1 de abril de 1994 entró en vigor la reforma al artículo 28 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, mediante la cual se otorgó autonomía al Banco de México y el mandato prioritario de mantener el poder adquisitivo de la moneda nacional.
En Estados Unidos, el director Jerome Powell fue propuesto por el presidente Donald Trump, y sustituyó a Janet Yellen, quien fue nominada por el presidente Barack Obama y aprobada por el Senado. De igual manera, Yellen reemplazó a Ben Bernanke, quien fue propuesto por el presidente George Bush. Igual que en México, la línea entre el banco central y el gobierno es muy delgada por los funcionarios públicos que han laborado en ambas entidades. Por eso, la importancia de subrayar la independencia entre ambas entidades.
El banco central es el encargado de la política monetaria, mientras el gobierno atiende la política fiscal. La independencia no impide el trabajo en conjunto, pues existen comités, en ambos países, cuyo objetivo es precisamente la colaboración en asuntos económicos y financieros. Sin embargo, la independencia del banco central es fundamental para emitir certidumbre. Más allá del mensaje, el trabajo del banco central no puede verse como inmiscuido en los asuntos políticos del gobierno, este formato le permite tomar las decisiones pertinentes, por ejemplo: aumentar sus tasas de interés, que no es una decisión popular porque restringe el acceso al crédito.
Como anécdota, el primer mensaje económico que comentó el presidente Andres Manuel López Obrador cuando tomó posesión el 1 de diciembre, desde el Zócalo, fue que respetaría la autonomía del Banco de México. Eso deja entrever la importancia que significa un Banco de México independiente para la estabilidad económica.
Hoy, la importancia de la autonomía del Banco de México es fundamental. En el presente contexto de sensibilidad económica, por la inflación récord, es muy importante que el banco central tenga el margen de maniobra necesario para poder tomar las decisiones que la Junta de Gobierno considere pertinentes.
Facebook, Twitter, Instagram y Youtube: @economixs

Otras Noticias