Río revuelto

Las barbas a remojar

martes, 21 de junio de 2022 · 00:14

Las imágenes de la crisis del agua en Nuevo León son contundentes, pero sin duda hay que poner en claro algunas cosas, como el hecho de que más que un consumo doméstico irresponsable, lo que ha secado al área metropolitana de Monterrey son las concesiones a las grandes empresas, que es un robo “legal”, pero inmoral, así como los robos que están completamente fuera de la ley.
Nosotros no estamos tampoco en las mejores circunstancias, aunque tampoco es comparable con la crisis que viven los neoleoneses, por eso es que debemos tomarlos como referencia de lo que nos puede llegar a pasar si no actuamos a tiempo.
El desperdicio de agua -con fugas y otros problemas- por un lado y la falta de aprovechamiento al captarla, son problemáticas fundamentales que debemos atacar, obviamente con voluntad política y estrategia, dos factores que por años no existieron.
Ayer la alcaldesa Carmen Lilia Canturosas hablaba sobre las inversiones que se llevan a cabo en materia de colectores, ahí dijo que por años no le habían invertido casi a ese tema por el hecho de que es dinero que se “entierra”, pues para la mayoría de los políticos es difícil presumir obras de esa índole, por lo que optan por no entrarle, pero al final son tan importantes y se nota en cada jornada de lluvias, así como las constantes fugas y socavones, de ahí que esta administración tuviera que entrarle, por eso vemos obras por toda la ciudad de este tipo.
Básicamente ahora debemos seguir a ese ritmo por varios años, invirtiendo en obras que de alguna manera vayan orientadas al uso eficiente del agua.

Otras Noticias