DE INTERÉS PÚBLICO

De Atlacomulco a Texcoco

sábado, 6 de agosto de 2022 · 00:00

Varios importantes efectos neurálgicos en el devenir político de nuestro país tendrá el resultado de las elecciones del 2023 en nuestro país.

Mismas elecciones en las cuales se definirá no solo el partido en el poder, sino el modelo de desarrollo de los estados de Coahuila y del Estado de México. Ambos, los últimos bastiones del  hoy desdeñado PRI. Y que conforman junto con Durango, los tres estados  que  aún le quedan al ya agonizante y caduco PRI, que en las últimas elecciones, sólo pudo ganar en uno de los 12 estados disputados en Durango.

Cabe señalar para ilustrar la ya referida debacle del PRI, el hecho de que de 19 entidades que gobernaba en 2015, para este 2022, como ya se dijo, sólo  gobierna Durango, Estado de México y Coahuila, los dos últimos con elecciones que se le esperan adversas el próximo año.

Si algo queda claro es que el PRI se hunde de cara al 2024 incluso junto con sus aliados el PAN y el PRD: ahora, sólo encabeza tres estados, y estando a punto de perderlos, de acuerdo a la mayoría de los análisis y encuestas.

Y es que la mayoría de la población del Estado de México está harta de 93 años del mal gobierno del PRI. Que particularmente se agudizó, en el periodo de los últimos a 34 a 40 años del neoliberalismo. Periodo este último en el cual la población se ha visto reprimida, empobrecida e incluso explotada, a pesar de los cuantiosos recursos que manejó durante ese periodo de gran hegemonía del grupo de Atlacomulco.

Es por eso, por lo que no se prevé posible se controle el voto popular al mas viejo estilo priista como es las dádivas y la compra del voto, sino que se requiere unas propuestas viables y de gran incidencia en el progreso social económico, político y cultural del pueblo.

Aquí vale la pena incorporar a la presente reflexión el irrefutable hecho de que el grupo de Atlacomulco, hasta la fecha se ha caracterizado ya que usando las más perversas y maquiavélicas prácticas logró llegar a ser un grupo político con gran fuerza en el México contemporáneo. Incluso con gran presencia y preponderancia política en el periodo neo-porfirista.

Es a este grupo al que se le responsabiliza directa e indirectamente por ser el planeador y ejecutor de  gran parte de las peores páginas de la historia política de este país.

Se dice que mucho tuvieron que ver en el fraude del 1988 que otorga espuriamente la Presidencia a Salinas. Mismo que adquiere grandes compromisos con este grupo político, ejemplo idóneo de la mafia del poder. Así como la subsecuente designación y elecciones de Estado de los subsecuentes presidentes del neoporfirismo hasta el nefasto Peña Nieto.

Y como un importante autor intelectual operativo de múltiples asesinatos de Estado como el de Luis Donaldo Colosio, entre muchas otras atrocidades.

Cabe destacar lo perverso de su habilidad para discernir y consensuar sin provocar fisuras, así como su capacidad para actuar de muertito, sólo flotando, pero articulando importantes acuerdos con la mafia del poder durante el nuevo porfiriato, a lo largo y ancho del país. Obstaculizando velada, pero efectivamente el avance democrático como en el 2006 y el 2012. Por sólo citar un ejemplo.

Otra característica muy importante de este grupo político, más parecido a una cofradía medieval que ha una célula cupular de un partido político, y mucho menos de un partido político progresista como lo demanda el pueblo mexiquense en pleno siglo XXI.

A diferencia de las cofradías medievales:

El grupo de Atlacomulco muy desgraciadamente  aún existe y consiste en un conjunto de personas unidas por intereses perversos de índole política o económica. un grupo cuya divisa es conspirar para alcanzar el poder.

Ya que para efectos prácticos  es mucho más que una cofradía, una mafia del poder aunado o fusionado con un club de políticos y empresarios. Otra gran característica de esta célula de delincuentes con cuello blanco es su gran capacidad de corrupción y su gran capacidad de incrementar y mantener grandes fortunas de dinero mal habido, principalmente sustraído del erario mediante todo tipo de triquiñuelas y colusiones.

Es por esto por lo que la designación de la maestra Delfina Gómez Álvarez es más que alentadora para la abrumadora mayoría de los 16 millones de compatriotas en el Estado de México.

Otras Noticias